País
Viernes 09 de Febrero de 2018

Para Estela de Carlotto: "El Papa está preocupado por la Argentina"

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo fue recibida en el Vaticano por Francisco y mantuvieron una reunión privada de 20 minutos. "Se habló todo lo que se tenía que hablar".

El papa Francisco recibió en El Vaticano a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien aseguró que el Sumo Pontífice "está preocupado por la Argentina".

"Hablamos de la Argentina. Está preocupado por la Argentina. Es un tema que hay que abordarlo profundamente. Yo vine a renovar el pedido a la Iglesia para que coopere con los archivos", sostuvo en alusión a la apertura de los documentos sobre el terrorismo de Estado en Argentina.

En declaraciones a la prensa luego del encuentro, que duró unos 20 minutos, Carlotto remarcó que "(el Santo Padre) lógicamente sabe muy bien los serios problemas que estamos teniendo con la pobreza, que se está profundizando la deuda externa y muchas cosas más" y agregó: "Está enterado de todo y preocupado".

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo llamó a "respetar al diferente, porque no es el enemigo".

"Lo que hay que hacer es eso: tenernos como amigos, para levantar el país de lo que está cayendo, para recuperar lo que se está perdiendo, pero siempre en paz, porque las Abuelas no estamos de acuerdo con todo lo que sea violencia", añadió.

En el encuentro, el tercero entre ambos, Carlotto advirtió de que no tienen noticias del registro de bautismos de la ex ESMA que se encontró recientemente, como también indicó que el Papa le explicó que los archivos de la Iglesia sobre la última dictadura militar "están en Buenos Aires, están duplicados y certificados como verídicos".

"Hay algunas dificultades para acceder a los archivos porque el tramite es muy largo y engorroso. Hay que ir a la Justicia argentina y ellos mandan el pedido acá (por el Vaticano) y acá ven si se autoriza o no", precisó y recordó que igual las Abuelas saben "tener paciencia" para continuar la búsqueda de los 300 nietos que aún no fueron encontrados.

"Fue una charla muy cálida, muy amena. Lo hice reír un poco. Lo veo como un hermano, me permito decirle cosas, ver su cara alegre. Le encontré bien, está muy ocupado y preocupado también.

Hablamos de temas de violaciones a los derechos humanos. Se habló todo lo que se tenía que hablar".

La referente de los derechos humanos reconoció que siente "un poco de culpa" por no haber mantenido un vínculo con Jorge Bergoglio cuando era arzobispo porteño.

"No lo alcancé a conocer allá en la Argentina. Tenía una opinión un poco distinta", afirmó, incluso, reveló que en su entorno le habían pedido "que le dijera a Francisco que venga a la Argentina" pero entre risas sostuvo que no se "atrevió" a mencionar el tema durante el encuentro.

Al ser consultada sobre si habían hablado acerca del vínculo con la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, la dirigente concluyó: "No, esos temas no los toco, yo toco los míos, los de mi institución, y lo demás lo respeto. Aunque no piense lo mismo, lo respeto".