San Juan 8 > País > Casos

Cuántos casos por día no son detectados, según expertos

En Argentina hay un relevamiento que hoy oscila entre los 15.000 y los 29.000 casos. Se estima que el número real puede ser ocho veces mayor.

El reporte diario, que en las últimas semanas informó cifras récord de contagios de coronavirus en la Argentina, muestra que los casos detectados oscilan entre los 15.000 y 29.000 cada 24 horas en todo el país. Sin embargo, se estima que el número de infecciones podría ser hasta ocho veces mayor. La cantidad de casos no detectados va a variar según la estrategia de testeos que implemente cada jurisdicción, y eso también modificará la positividad de los testeos.

Roberto Etchenique, investigador del Conicet y de la Universidad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, explica que con el número de contagios confirmados que hay actualmente se estima que debe haber entre cinco y hasta ocho veces más infectados que los que se detectan, o sea, entre 100.000 y 160.000 diarios en todo el país.

Te puede interesar...

Martín Stryjewski, jefe de Internación de Cemic y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), argumenta que hay distintos modelos probabilísticos que estiman que los casos no detectados van del 50% a más del 200% de los diagnosticados. “Usando un número relativamente conservador, es de esperarse que tengamos el doble de los contagios confirmados. Los estudios de seroprevalencia en grandes urbes han detectado luego de la primera ola que entre el 10 y el 20 por ciento de la población tenía anticuerpos. Estos anticuerpos significan conceptualmente infección pasada. Ese número es mucho mayor que los casos diagnosticados, lo que refuerza la idea de una cantidad importante de no diagnosticados. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han estimado que para diciembre del año pasado tenían cuatro veces más casos que los reportados”, describe el especialista.

En la Capital, el último estudio de seroprevalencia, que se hizo en noviembre, indicó que había entre tres y cuatro veces más casos que los detectados. Sin embargo, como la Ciudad incrementó el número de tests que realiza por día, y la estrategia también incluye testear a los asintomáticos, estiman que ahora el número de positivos no identificados debe ser menor, aunque no hay un nuevo estudio de seroprevalencia. En el distrito porteño, el índice de positividad, que se refiere a la cifra de tests positivos sobre el total que se realizan, varía entre el 26 y 27 por ciento, mientras que en diciembre había bajado al 10.

“El número de casos positivos no registrados va a bajar dependiendo de la estrategia que lleve adelante cada jurisdicción. Nosotros testeamos a los que tienen síntomas y a todos sus contactos estrechos, más allá de que sean asintomáticos. En agosto hacíamos entre 3000 y 5000 tests por día y ahora hacemos 20.000, más 3000 a 4000 diarios que hacen los privados. Es decir que la ciudad hace casi un cuarto de los tests que se hacen todos los días en el país y el 75 por ciento son a pacientes asintomáticos”, señala Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio de Salud porteño.

El sector privado, según explica Battistella, testea solo a los que tienen síntomas, por eso presentan un mayor índice de positividad, cercano al 35 por ciento. “Nosotros en el público tenemos cifras diferentes de positividad según dónde se hagan el test. En las unidades febriles de los hospitales, la positividad es del 30 por ciento y en el dispositivo Detectar, que busca a los contactos estrechos, nos da una positividad que oscila entre el 22 y 25 por ciento”.

Marina Pifano, asesora en biotecnología del Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, estima que por cada contagiado hay tres o cuatro asintomáticos que no detectan.

El Ministerio de Salud bonaerense pasó de 11.000 testeos diarios a 22.000 y tiene capacidad para hacer hasta 28.000. “La estrategia de la Provincia es ampliar el acceso al diagnóstico tanto mediante PCR y amplificación isotérmica (neokit) como con test de antígenos. Las pruebas de antígenos permiten ampliar los puntos de diagnóstico”, indica Pifano.

En la provincia, además de testear a los que tienen síntomas en los hospitales, si el contacto estrecho de un caso confirmado desarrolla síntomas ya se lo considera positivo por nexo epidemiológico, pero por lo general no se le practica un test. Mientras que, a los contactos estrechos que no presentan síntomas, se les indica aislarse, pero no se los testea. Esta diferencia en las estrategias puede hacer que haya más asintomáticos sin diagnosticar.

“Los contactos estrechos sin síntomas pueden testearse, pero lo que está indicado por protocolo es el aislamiento para evitar la transmisión, porque un resultado negativo en un contacto estrecho no indica bajo ningún punto de vista cortar el aislamiento. También se desarrollan estrategias especiales de vigilancia en establecimientos semicerrados, donde sí se testean asintomáticos por la mayor exposición de riesgo de estos grupos poblacionales”, describe Pifano.

Durante el pico de contagios del año pasado, el índice de positividad de los testeos en la provincia era de 51,3 por ciento, mientras que ahora es del 46,5. Había bajado durante el verano y ahora volvió a subir. “El aumento de positividad se explica por la situación epidemiológica y el aumento de la circulación del virus. El testeo fue aumentando a medida que fueron aumentando los casos sospechosos, pero en momentos donde la circulación del virus es tan importante por más que aumentemos los números de testeos la positividad va a aumentar también”, agrega Pifano.