San Juan 8 > País > Ganancias

Cómo actualizarán el impuesto a las ganancias y quiénes lo pagarán

Los montos aumentarán un 50,62% desde enero de 2022. Enterate todos los detalles.

Las variables que definen el pago del impuesto a las ganancias por parte de las personas se actualizarán en un 50,62% a partir de enero próximo, es decir, para 2022. Ese es el porcentaje en que se incrementó la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) entre octubre de 2020 y ese mismo mes de este año. Y esa variación se utiliza, desde 2018 y según lo dispuesto por una ley aprobada el año previo, para calcular las actualizaciones del esquema del tributo.

En comparación con lo que ocurría cuando comenzó a regir ese mecanismo de reajustes, este año se da una particularidad. Para determinar cuál es el umbral o el ingreso más bajo a partir del cual se paga Ganancias en el caso de los asalariados y de los jubilados no alcanzados por una regla especial (es decir, para definir el comúnmente llamado mínimo no imponible), una ley aprobada en abril último dispuso la vigencia de un monto fijo de ingreso mensual. Primero esa referencia fue establecida en $150.000 y luego se la incrementó a $175.000 mensuales (sueldo bruto).

Te puede interesar...

Este último número, surgido del decreto 620/21 es el que está vigente ahora y está incorporado al decreto 824, que ordena el texto de la ley de Ganancias, según la publicación que hace el sitio oficial Infoleg. Además, para quienes tienen una ingreso de entre esa cifra y $203.000, se dispuso una tabla de deducciones especiales que aliviaron el monto a tributar, mientras que para quienes perciben más que eso, todo quedó igual (lo cual provocó distorsiones).

Si para hacer ahora la actualización establecida por ley se tomaran como punto de partida las últimas cifras mencionadas, entonces en 2022 no pagarían Ganancias quienes tengan un salario bruto de hasta $263.593, aproximadamente. Y pagarían con el esquema “aliviado” quienes perciban una remuneración de entre ese monto y alrededor de $305.768. Si, en cambio, el Gobierno dispusiera actualizar sobre lo que había estado vigente hasta ese cambio efectuado por decreto en septiembre, entonces se tributaría a partir de un ingreso de $225.937 y el esquema de deducciones incrementadas regiría para quienes perciban entre ese monto y $260.580 mensuales.

De acuerdo con las últimas reformas hechas a la ley, no se paga el impuesto en los meses en que el salario no llega a una determinada cifra (que ahora es de $175.000, en bruto), ni tampoco cuando no se supera ese umbral al calcularse el promedio mensual en el tiempo que haya transcurrido del año.

La AFIP aún no oficializó todavía los números que regirán en 2022. Lo que se conoció en los últimos días, por una publicación mensual de la Secretaría de Seguridad Social, es cuál fue la variación del Ripte en octubre pasado. Solo en ese mes la suba fue de 3,6%, en tanto que desde el décimo mes de 2020 acumuló 50,6245%.

El aumento según el Ripte deberá aplicarse también, según lo establecido por ley, a los montos deducibles por algunos conceptos. Así, en el caso de declararse el pago de salarios por servicio doméstico, el máximo que se descontará en 2022 del ingreso sujeto al impuesto pasará de $167.678,40 a $252.565 aproximadamente (y lo mismo en el caso de la deducción por alquiler de vivienda).

La deducción por cónyuge pasará de $156.320,63 a $235.457 anuales, aproximadamente (los números finales dependerán de los redondeos); la correspondiente a cada hijo menor de 18 años, de $78.833,08 a $118.742, y la de hijo incapacitado para el trabajo, de $157.666,16 a $237.484.

Autónomos y jubilados

En el caso de deducciones para personas que están en el régimen de autónomos, la deducción general para todo el año pasará de $503.035,19 a $757.694, con lo cual, de no aplicarse ninguna deducción por familiares o por gastos, se tributaría desde ingresos de $63.141 mensuales, en promedio. En caso de tratarse de “nuevos profesionales” o “nuevos emprendedores” según las condiciones de las normativas, esa deducción anual general se incrementará de $586.874,4 a $883.977.

Para las jubilaciones y pensiones, una disposición legal especial define que el mínimo no imponible equivale a ocho veces el haber mínimo (actualmente esa cifra es de $232.493), pero solo si se cumplen determinadas condiciones: no se deben percibir ingresos de otras fuentes, además de la previsional (o, en caso de tenerlos, deben ser ingresos de monto bajo, no superiores a $167.678,4 en todo 2021 y no mayores a $252.565 en todo 2022) y no se debe estar alcanzado, en función del patrimonio, por el impuesto a los Bienes Personales. De no cumplirse esos requisitos, las jubilaciones y pensiones están sujetas a Ganancias en iguales condiciones que los salarios.