San Juan 8 > País > AFIP

AFIP investiga a quienes compraron dólares financieros

La AFIP identificó a más de 300 personas y sociedades con inconsistencias fiscales o sin capacidad económica para comprar dólares.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) identificó más de 300 personas y sociedades con inconsistencias fiscales que realizaron operaciones financieras con bonos y acciones, a través de la modalidad Bolsa o el contado con liquidación (CCL), para acceder a dólares.

Se trata de operaciones por US$402 millones efectuadas durante noviembre y diciembre pasado. Los controles se efectuaron mediante el cruce de datos con la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Te puede interesar...

Esa metodología que ya se utilizó para detectar e intimar a empresas que recibieron auxilio estatal mediante el programa de Asistencia al Trabajo y el Empleo (ATP) y accedieron a los dólares financieros a pesar de que el plan oficial lo impedía de manera expresa.

Según informaron fuentes del ente recaudador, las fiscalizaciones iniciadas por la Dirección General Impositiva (DGI) incluyen operaciones con bonos y/o acciones por más de US$1.000.000, realizadas por personas con inconsistencias fiscales y/o sin capacidad económica.

En ese sentido, se detectaron operaciones realizadas por monotributistas sin capacidad económica, usuarios de facturas apócrifas y responsables inscriptos con distintos incumplimientos, indicaron. La AFIP comenzó a notificar a los contribuyentes para que realicen sus descargos.

Las irregularidades detectadas que están bajo fiscalización

De las fiscalizaciones realizadas por la AFIP, las principales inconsistencias detectadas pueden resumirse en:

  • Contribuyentes sin capacidad económica que durante noviembre de 2020 vendieron más de US$1 millón a través de CCL o MEP. Ese universo está compuesto por 32 contribuyentes que se dolarizaron por un total de US$72,4 millones en ese mes.
  • Contribuyentes que tenían la calificación de apócrifos y que realizaron operaciones de venta de valores negociables vía CCL o MEP.
  • Monotributistas que realizaron ventas superiores a US$14.000 (unos $2 millones en noviembre) que, en principio, no poseen capacidad económica suficiente. Alrededor de 250 monotributistas hicieron operaciones en CCL o MEP por unos US$59 millones y no tienen presentada una Declaración Jurada de Bienes Personales.
  • Se identificaron 29 personas que emiten factura M y que operaron a través del CCL o el MEP. En todos los casos se avanza con acciones preventivas (con levantamiento de la feria fiscal) para verificar la capacidad económica y financiera, y evaluar el origen de los fondos.
  • Contribuyentes con alto riesgo fiscal (SIPER). La información requerida a los contribuyentes que están siendo fiscalizados contempla:
  • Detalle de operaciones de compraventa de títulos públicos y acciones. Dólar MEP y CCL, durante el período involucrado con el aporte de documentación respaldatoria, como ser extractos bancarios, comprobantes de compraventas, entre otros.
  • Justificación que avale la operatoria de compraventa del punto precedente.
  • Nota con carácter de declaración jurada que indique las cuentas (bancarias y comitentes) en el país y en el exterior con las que opera; tarjetas de crédito en el país y en el exterior en las cuales sea titular y/o adicional; indicar las cunetas que posee en relación a medios electrónicos de pagos; actividad que desarrolla; información del o de los agentes de liquidación intervinientes.

Detalles de los cruces de datos y fiscalización

Las tareas de fiscalización de las operaciones financieras (CCL y MEP) impulsadas por la DGI y la CNV se suman a las verificaciones electrónicas realizadas por la AFIP durante 2020.

Entre octubre y diciembre, el organismo realizó controles sobre distintas bases de datos que le permitieron iniciar más de 36.300 fiscalizaciones electrónicas (controles y verificaciones no presenciales que se tramitan íntegramente online). El mecanismo de fiscalización que facilitó las tareas de control en el marco de la pandemia de coronavirus arrojó en sus primeros tres meses de vigencia ingresos por más de $1100 millones en impuestos adeudados.

De acuerdo con lo informado por AFIP, esos contribuyentes comenzaron a rectificar sus declaraciones juradas y cumplieron la pretensión fiscal.

Las fiscalizaciones electrónicas fueron iniciadas por el ente recaudador por detectar una subvaluación de inmuebles en el exterior en las declaraciones juradas de Bienes Personales; utilización de facturas apócrifas (cómputo indebido de crédito fiscal); tenencias declaradas como exentas en Bienes Personales (FCI y ONs); rendimientos originados en aportes a SGR que no fueron declarados en Ganancias; falta de presentación del impuesto cedular (por el blanqueo de capitales).

FUENTE: TN

Temas