San Juan 8 > Ovación > Qatar

Una marea de argentinos copó Qatar para el palpitante cruce

Hubo argentinos que se sumaron en las últimas horas a los que ya estaban en Qatar.

Los fanáticos argentinos que acompañarán esta tarde a la Selección en el partido con Países Bajos por los cuartos de final del Mundial Qatar 2022 poblaron desde muy temprano el boulevar Lusail, ubicado unos 600 metros del estadio que desde las 16:00 tendrá completo su aforo de 88.966 localidades.

Cinco horas antes del inicio del encuentro los primeros hinchas comenzaron a marcar presencia en los alrededores del mayor escenario de la Copa del Mundo; mientras otros compatriotas realizaban la previa en el mercado Souq Waqif, el Maradona Fest y el barrio Barwa.

Te puede interesar...

Por las cercanías de Lusail ya circulaban algunos simpatizantes extranjeros de la "Albiceleste", mezclados entre los voluntarios, el personal de servicio y los agentes del operativo de seguridad.

En su mayoría, los argentinos se dirigieron al boulevar, un moderno paseo peatonal con árboles, farolas, bares, tiendas y pantallas LED al estilo Time Square de Nueva York.

La ventosa noche en Lusail comenzó a tomar clima de partido cuando los parlantes colocados en toda su extensión de 1.000 metros hicieron sonar el hit de la hinchada argentina en este Mundial, interpretado por el grupo La Mosca, autor de la melodía original.

Las camisetas de Messi se multiplicaron en las mesas interiores y exteriores de los bares, ocupadas para seguir el partido de Brasil y Croacia, del que saldrá el semifinalista rival del cruce Argentina-Países Bajos.

El Estadio Lusail tendrá esta tarde un ambiente abrumadoramente a favor del equipo de Lionel Scaloni, que estará apoyado por 40.000 argentinos y otros tantos extranjeros identificados con la Selección.

"Mis jugadores son profesionales para lidiar con este entorno pero no resultará fácil con 40.000 argentinos en las tribunas", reconoció el director técnico neerlandés, Louis Van Gaal en conferencia de prensa del jueves.

Países Bajos contará apenas con el apoyo de 1.400 simpatizantes, una cifra baja que se explica, entre otras razones, por la resistencia de su sociedad a la realización de la Copa del Mundo en el emirato conservador.