San Juan 8 > Información General

La emotiva despedida de Eleonora Cassano

La reconocida bailarina de danza clásica se retiró de los escenarios con un multitudinario show ante 30 mil personas en el centro porteño.

La bailarina Eleonora Cassano se retiró de la danza clásica con una versión de El Cascanueces que cautivó a las 30 mil personas que se congregaron alrededor del escenario montado en la Plaza de la República.

Te puede interesar...

“Yo lo que no quiero es desconectarme totalmente porque creo que eso sí puede ser fuerte”. Eleona Cassano pronunció estas palabras pocas horas antes de dar su última función. Y no se equivocó: su adiós tuvo un impacto tan formidable como espectacular.

Unos 30 mil espectadores se agolparon desde temprano frente al escenario montado en la Plaza de la República. Fueron testigos de cómo la primera bailarina argentina se despidió de la danza clásica, con el emblemático Obelisco como testigo privilegiado.

Tras 25 años de carrera profesional, Cassano decidió decir adiós. Interpretó el Cascanueces, el tradicional ballet de Peter I. Tchaikowsky que cumplió sus primeros 120 años, y el público gozó con la versión ideada por Liliana Belfiore que lo cautivó durante una hora y 15 minutos.

En su despedida, la bailarina escogió para la ocasión el mismo lugar y la misma fecha en la que su amigo Julio Bocca colgó las zapatillas de punta hace cinco años. Claro que en esta ocasión Bocca no podía estar ausente: ofreció una suerte de clínica de danza y sesión de entrenamiento para los bailarines.

La música fue interpretada en vivo por un coro de niños dirigido por Rossana Judith Bravo y la Orquesta Académica de Buenos Aires,con la batuta de Carlos Calleja.

El espectáculo fue organizado por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires en un escenario de 40 metros de frente y con dos pantallas a los costados.

Herman Cornejo, bailarín principal del American Ballet Theatre, fue otro de los que no podían faltar. Además, más de cien estudiantes de danza de instituciones de Buenos Aires, Chacabuco, Paraná, Mar del Plata, Rosario, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Bahía Blanca, Salta y Tucumán interpretaron los papales de soldados y ratones. Se esperaba a Maximiliano Guerra como Drosselmeyer, pero debió cancelar su participación por cuestiones de agenda.

Y Cassano se emocionó: “Estoy orgullosa y feliz”. Una noche mágica para la bailarina y los espectadores de este talento que regaló arte con sus pies. (26 Noticias)