San Juan 8 > Información General > adolescente

Habló la mujer que mató a su hija adolescente: "Se me fue la mano"

Morena Lavín fue hallada muerta el último martes. Su madrastra, María Delia Ludueña, confesó el crimen pese a que había declarado que la niña se había suicidado.

La madrastra de la adolescente de 13 años hallada muerta en su vivienda de la localidad bonaerense de Lima, partido de Zárate, confesó este martes haber cometido el aberrante crimen.

En principio, la causa había comenzado la investigación como un suicidio, pero la autopsia reveló que la víctima fue abusada sexualmente y golpeada, por lo que inmediatamente detuvieron al padre de la niña y a la pareja de éste.

Te puede interesar...

Qué declararon ante la Justicia

María Delia Ludueña y Pablo Ramón Lavín fueron indagados por el fiscal Alberto Gutiérres por el delito de "homicidio calificado por el vínculo, por ser progenitor y guardadora respectivamente, y ser garantes de la vida de la víctima, por alevosía, por ser causado por un hombre a una mujer mediando violencia de género" y por el "abuso sexual con acceso carnal contra una menor de 18 años", en perjuicio de Morena Nazareth Lavin.

"Se me fue la mano", aseguró la mujer al confesar que atacó a la adolescente con un palo porque tenía "celos" debido a un supuesto trato distinto del hombre hacia otra hija que la pareja tiene en común.

Por su parte, Lavín negó haber participado en el crimen porque en ese momento estaba "trabajando" y admitió que si bien hace "sacrificios" con animales al profesar la religión umbanda, "nunca" le haría daño a su hija.

Además, los investigadores establecieron que no había denuncias previas de alguna agresión sobre la víctima y confirmaron que había denuncias recíprocas entre la pareja por "amenazas y violencia familiar".

Fuentes judiciales confirmaron a la agencia de noticias Télam que Ludueña quedó alojada en el destacamento de Altos Los Cardales y Lavín en la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Zárate-Campana, a la espera de que se libere un cupo en alguna unidad penitenciaria.

Qué había declarado Ludueña ante la Policía

El martes, cuando la Policía arribó al domicilio ubicado en la Calle 16 al 100 de Zarate, al norte de la provincia de Buenos Aires, Ludueña aseguró que la adolescente tenía trastornos psicológicos y que se lastimaba ella misma.

Ante los efectivos, la mujer detalló que durante ese día Morena sufrió un presunto brote violento luego de que le comunicaron que tenía que volver a vivir con su madre biológica.

Según las fuentes judiciales, la adolescente presentaba a simple vista golpes, cortes y quemaduras en varias partes de su cuerpo.

FUENTE: A24