Comscore

SAN JUAN

El INTI sobre lo que ocurrió en San Juan: "Revisamos ese parque el año pasado y el juego estaba en condiciones"

Luego del desperfecto sufrido en el Discovery, que puso en riesgo la vida de 31 personas, Jorge Schneebeli, una de las autoridades del INTI, que es el organismo que testea la seguridad en un juego, habló con sanjuan8.com. "Nosotros no controlamos porque no hay una legislación que lo imponga. En este caso, las autoridades no nos han convocado para trabajar", remarcó.

/// Por María Eugenia Vega


Lo que pasó en San Juan, la madrugada de este domingo en el Hollywood Park, ha desnudado una realidad. Los controles rigurosos que se deberían realizan en los juegos peligrosos de los parques de diversiones no se llevan a cabo porque no hay legislación al respecto, es decir, nadie los obliga a tener las máquinas en condiciones. Lo que sucede en cada provincia varía de acuerdo a la realidad legal que tenga ese distrito y excede al trabajo que realiza el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) es no es un órgano de control sino de verificación y recomendación, en el caso de que las empresas soliciten su ensayo.


Leé: Impulsan un proyecto de ley para regular la llegada de los juegos peligrosos a San Juan
Este organismo, además, actúa en caso de que la Justicia lo pida, para realizar pericias mecánicas específicas en las máquinas que pueden ser causal de situaciones conflictivas o delictuosas. Esto fue detallado en una entrevista exclusiva para sanjuan8.com, uno de los responsables del Centro de Mecánica del INTI, Jorge Schneebeli. "Estamos al tanto de lo que ocurrió en San Juan, pero no nos estamos haciendo cargo de ningún estudio ni pericia, porque las autoridades no nos han pedido nada", aseguró. -¿Los llamaron desde San Juan por lo que pasó en el Hollywood Park? -No, las autoridades locales no nos han pedido nada específicamente. Este es un parque que estuvimos inspeccionando el año pasado, en aspectos asociados a cuestiones específicas, que es el alcance de lo que involucra una inspección nuestra. -¿Cómo fue la inspección que realizaron hace un año en este parque de diversiones? -La inspección que hicimos tiene que ver con la evaluación de algunos componentes críticos en cada juego y los elementos que puedan poner en riesgo a los usuarios del juego, parte de las cuales se hacen ensayos específicos. Buscamos detectar ciertas descontinuidades que si no se detectan a tiempo pueden poner en riesgo a los que disfrutan del juego. Pero tiene un alcance limitado. -Cuando chequearon las máquinas ¿pudieron advertir algo anómalo? -No. Se hizo en todos los juegos y se evaluó el funcionamiento en todos los aspectos asociados a la seguridad. Si advertimos algo, solicitamos modificarlo y una vez que está corregido se vuelve a ensayar. Luego damos la opinión de que ese juego puede usarse o no. Nosotros recomendamos que este tipo de evaluaciones se hagan una vez por año, pero la realidad es que no existe una reglamentación que defina una obligatoriedad. Entonces, queda a criterio del dueño del parque solicitar esa inspección. En general en las máquinas que tienen esfuerzo electromecánicos es normal que puedan producir fatigas y ciertas anomalías. Si uno las detecta a tiempo se puede evitar un colapso. Esta inspección lo que hace es minimizar el riesgo de ocurrencia, aunque siempre está la posibilidad de que ocurra algo. -En este caso, todavía no está definida la calificación de la causa porque es difícil establecer el tipo de delito. ¿Es sencillo demostrar si hubo negligencia por parte de la empresa? -Si los requisitos no están establecidos es muy difícil comparar contra qué se hizo el daño. Que exista una reglamentación, lo que hace es facilitar ese tema. Cuando yo tengo los parámetros definidos, podemos decir si alguien los cumplió o no. Si no, sucede esto, que es difícil encuadrarlo al hecho. Normalmente se necesitan reglamentaciones específicas para controlar el funcionamiento de estos equipos. -¿Cuál es la vida útil de un juego de estas características?-No se habla de vida útil, más bien, todo depende del mantenimiento que tenga. Lo que hay son elementos de control para garantizar que se cumplan ciertos requisitos mínimos para garantizar la seguridad. Al margen de estos requisitos mínimos hay un montón de otros aspectos vinculados a mantenimientos y demás, que también influyen en su condición. Es como un auto, cuando yo le hago una verificación técnica tengo que cumplir ciertos requisitos vinculados a las cuestiones de seguridad, pero además tengo que hacerle mantenimiento para que el motor no se me funda. Así también, hay otros aspectos de ese funcionamiento que no son cubiertos por esa inspección. -Pero, qué antigüedad tenía el Discovery. Porque si lo comparamos con un auto, no es lo mismo un modelo nuevo que uno del ´70. -Sí, eso está claro. Un auto nuevo tiene más elementos que se supone que van a fallar menos que uno viejo. Ahora, independientemente de la edad de cada vehículo, todos deben hacer una verificación periódicamente, para cumplir con cuestiones de seguridad. Una instalación de este tipo, se verifica en función de determinados criterios y elementos críticos. Mientras esos elementos no tengan anomalías, eso se puede seguir utilizando. En el caso de este Discovery, no encontramos ninguna anomalía asociado al alcance del informe que realizamos. No tengo referencia en cuanto a la edad de la máquina. -Hubo testigos que manifestaron ruidos extraños en el juego. ¿Los responsables del control del mismo, pueden advertir que no está en condiciones de seguir funcionando?-No puedo verter esa opinión dependiendo teniendo en cuenta que no sé lo que pasó. Tenemos que dar una opinión técnica responsable y en este caso no tenemos referencia, ni hemos sido convocados para dar una opinión crítica. Supongo que eso estará en estudios y en función de eso se podría inferir algo. Hay aspectos que se pueden prever y otros que no. En este caso puntual desconocemos cuál fue el problema específico. -¿Pueden ser llamados por la Justicia local para establecer pericias?-Sí, nosotros por lo generales intervenimos cuando ellos lo piden. Somos un organismo público que actúa como herramienta del Estado. En los ámbitos en los que no existen reglamentaciones nos llaman para intervenir como evaluadores. En general tenemos una intervención de perito oficial, no de parte.