"
San Juan 8 > A un click > pan casero

Receta: cómo hacer pan casero sin amasar

Cómo hacer Pan Casero con Corteza Dorada y Crujiente en el horno de casa, una receta de pan sin amasar. Mirá la receta.

Cómo hacer un delicioso Pan Casero Fácil con Corteza Dorada y Crujiente, y además Sin Amasar! Nuestra anterior Receta de Pan Casero es la más vista de todo nuestro canal, con más de 7 Millones de Vistas, si aún no lo vieron pueden hacerlo ahora desde este enlace.

En nuestra nueva receta lo hacemos aún más simple y además sin amasar. Sigan este paso a paso, dónde mostramos los trucos para que vean lo simple, rápido y fácil que es lograr un pan casero con una corteza dorada y crujiente en el horno de casa.

Ingredientes

Harina de Trigo “000” 300 Gr. (de fuerza o todo uso)

Te puede interesar...

Agua Tibia 200 Ml.

Levadura Seca 3 Gr.

Sal 5 Gr.

Rinde 1 Hogaza de Pan Casero de unos 500 Gr.

Procedimiento

Cómo preparar la masa para Pan Casero

Dentro de un bowl amplio colocar la harina, sal, levadura y el agua tibia.

Mezcla bien para incorporar todos los ingredientes, primero puede ser con una cuchara y luego con las manos. No es necesario amasar, simplemente mezclar bien para formar una masa.

Colocar la masa dentro del bowl y cubrirlo con un una bolsa plástica o tela húmeda.

Dejar descansar unos 30 minutos en un ambiente cálido.

Espolvorear harina sobre la mesa, retirar la masa del bowl y colocarla sobre la mesa.

Estirar a penas la masa y plegar a la mitad. Luego comenzar a hacer pliegues desde los bordes hacia el centro, para generar tensión en la masa hasta formar un bollo.

Cómo leudar y fermentar el Pan Casero

Disponer un bowl (15cm. de diámetro), cubrirlo con una tela y espolvorear harina encima.

Tomar el bollo en la manos, voltearlo y colocarlo dentro del bowl.

Tapar el bollo con el exceso de tela y dejar leudar por 1 hora a temperatura ambiente.

Cómo hornear Pan Casero con Corteza Dorada y Crujiente

Pre-calentar el horno a temperatura alta (220ºC) durante 15 a 20 minutos.

Descubrir el bollo y volcar directamente sobre una fuente para horno.

Realizar un corte en cruz sobre la superficie del pan, no debe ser muy profundo.

Humedecer la mano con agua y rociar por encima del pan.

Finalmente, cubrir el bollo con un bowl o recipiente amplio y apto para horno.

Hornear durante 15 minutos a temperatura alta (220ºC).

Al tapar el pan durante el horneado mantenemos la humedad de la masa, de esta manera logramos que la corteza no se seque y luego forme la corteza dorada y mucho más crujiente.

En nuestra receta de Pan Baguette utilizamos una técnica similar.

Pasado el tiempo, retirar del horno, quitar el bowl que cubre el pan y bajar la temperatura del horno a medio (180ºC).

Continuar horneando durante unos 15 minutos más o hasta dorar.

En un horno a gas convencional, al tener la fuente de calor por debajo, cuesta más dorar el pan por encima. Lo ideal es en todo momento colocar el pan el parte más alta dentro del horno y si hace falta, se puede colocar una fuente por debajo durante los últimos minutos de horneado. De esta manera se disipa el calor y no quema la base del pan.

Retirar del horno y dejar enfriar por completo opcionalmente sobre una rejilla. Aunque no hay como disfrutar de un pan recién horneado y aún caliente.

Consejos para conservar un Pan Casero:

Enfriamiento adecuado: Dejar que el pan se enfríe completamente antes de almacenarlo para evitar la condensación en el interior del envase.

Envoltura hermética: Guardar dentro de una bolsa plástica bien cerrada o un contenedor con tapa hermética, para evitar la pérdida de humedad.

Temperatura ambiente: Mantener el pan a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco, alejado de la luz solar directa.

Congelar el Pan: Si el pan no se va a consumir en unos días, lo ideal es considerar congelarlo para conservarlo por más tiempo. Se puede congelar entero o en rebanadas.

Al momento de descongelar, se puede dejar a temperatura ambiente, calentar en el horno si congelamos el pan entero o tostar las rebanadas individualmente.

Cortar las rebanadas en el momento: Cortar sólo las rebanadas que se necesitan para el momento en lugar de cortar el pan entero. Esto ayuda a mantener la frescura del resto.

Evitar el frío: No almacenar el pan en el refrigerador, ya que puede resecarse y perder su textura.

Recalentar adecuadamente: Si pasaron los días y el pan se endureció, lo ideal es mojarlo (directamente debajo del chorro de la canilla) y calentarlo en un horno precalentado a 150°C durante unos minutos. El pan estará como nuevo!

FUENTE: Cuk it