"
San Juan 8 > A un click > abdomen

Qué provoca la inflamación del abdomen y cómo superarlo

La inflamación en el abdomen puede ser el resultado de varios factores dietéticos, de estilo de vida o médicos

La inflamación del abdomen es una sensación de plenitud o distensión en el área del vientre, a menudo acompañada de molestias o incluso dolor. Es una afección común que puede ser el resultado de varios factores dietéticos, de estilo de vida o médicos. Para evitar o reducir la hinchazón abdominal, es importante tener en cuenta prácticas relacionadas con la alimentación, el ejercicio y otros hábitos saludables.

Causas comunes de la inflamación del abdomen

Un factor frecuente en la aparición de hinchazón es la acumulación de gases en el sistema digestivo. Cuando comemos o bebemos, también tragamos aire, lo que puede acumularse y causar esa sensación incómoda de hinchazón. Además, ciertos alimentos como las legumbres, algunas verduras crucíferas (repollo, brócoli) y los cereales integrales pueden aumentar la producción de gas, especialmente si no estamos acostumbrados a su consumo regular.

Otra causa frecuente es la indigestión, que puede ser provocada por comer en exceso, consumir demasiado alcohol o tomar ciertos medicamentos que irritan el estómago. Las infecciones estomacales, causadas por bacterias como Escherichia coli o Helicobacter pylori, también pueden provocar hinchazón y otros síntomas como diarrea, vómitos y dolor abdominal.

Te puede interesar...

La retención de líquidos puede ser otro culpable. Comer alimentos salados, sufrir intolerancias alimentarias y experimentar cambios hormonales pueden hacer que el cuerpo retenga más líquido de lo normal. Esta condición es especialmente notoria en mujeres antes de su periodo menstrual o al comienzo del embarazo.

Tratamientos y remedios caseros

Afortunadamente, la hinchazón abdominal generalmente puede tratarse de manera segura en casa.

Medicamentos de venta libre: Los antiácidos o el salicilato de bismuto pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Aplicar una almohadilla térmica al estómago puede ofrecer alivio al reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea.

Beber agua regularmente ayuda a mantener el sistema digestivo en buen funcionamiento y puede aliviar la hinchazón causada por la retención de líquidos.

Consumir menta ha demostrado ser útil para reducir los síntomas de hinchazón y mejorar la digestión.

Tomar un laxante en casos de constipación ayuda a aliviar la hinchazón al promover el movimiento intestinal.

Prevención de la hinchazón abdominal

Para evitar la hinchazón, es esencial tener una dieta equilibrada y saludable. Optar por alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y legumbres, es fundamental. Sin embargo, es importante aumentar la fibra gradualmente para evitar problemas digestivos.

Hidratarse correctamente también juega un papel crucial. Beber suficiente agua a lo largo del día ayuda a evitar la retención de líquidos y favorece el tránsito intestinal. Evitar bebidas con alto contenido de azúcar o alcohol, que pueden agravar la hinchazón, también es recomendable.

Estilo de vida y hábitos alimenticios

Cambiar algunos hábitos alimenticios y de estilo de vida puede tener un efecto positivo significativo:

Comer despacio y masticar bien los alimentos: Esto evita tragar aire, lo cual puede acumularse en el sistema digestivo y provocar hinchazón.

Evitar hablar mientras se come o masticar chicle: Estas prácticas pueden aumentar la cantidad de aire tragada.

Regular la cantidad de fibra en la dieta, aumentando su consumo de forma gradual para no provocar hinchazón.

Mantenerse activo físicamente: El ejercicio regular favorece el funcionamiento del sistema digestivo y puede ayudar a liberar gases acumulados.

Manejo del estrés

El estrés puede afectar el sistema gastrointestinal y contribuir a la hinchazón. Técnicas de relajación como la meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ser muy útiles para manejar el estrés, reduciendo así los riesgos de sufrir hinchazón.

Cuándo consultar a un médico

Aunque la hinchazón abdominal suele ser inofensiva, en ocasiones puede ser un síntoma de afecciones más graves como el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad de Crohn o incluso ciertos tipos de cáncer como el de estómago o intestinal. Si la hinchazón es severa, persistente o viene acompañada de otros síntomas como pérdida de peso involuntaria, fiebre, heces con sangre o vómitos prolongados, es crucial buscar atención médica.

FUENTE: Infobae