San Juan 8 > A un click > Bill Gates

La buena prensa de levantarse a las 5 es por estas razones

Lo hacen Bill Gates, Michelle Obama y Elon Musk, entre otros. "El Club de las 5 de la mañana" propone aprovechar que "el mundo está en calma".

¿Por qué un libro que plantea levantarse todos los días a las cinco de la mañana es un best-seller a nivel internacional que lleva vendidos más de 15 millones de ejemplares? Parece que la clave está en las rutinas con las cuales las personas estarían muy cerca de alcanzar óptimos resultados en su vida profesional y personal, y también de aumentar la felicidad y la vitalidad. ¿Será así? ¿Cómo es el método?

Un libro que ya puede considerarse clásico del género autoayuda y bienestar propone levantarse todos los días a las 5 de la mañana para aprovechar ese momento en que “el mundo está en calma”. Se trata de El Club de las 5 de la mañana. Controla tus mañanas, impulsa tu vida escrito en 2018 por el experto en liderazgo y desarrollo personal canadiense Robin Sharma, editado por Grijalbo. Sharma es autor de otros éxitos como El monje que vendió su Ferrari y El líder que no tenía cargo.

Te puede interesar...

La idea central del libro es lo que Sharma llama “la hora sagrada”: hay que dedicar 20 minutos a ejercitarse, 20 a la contemplación y la reflexión y 20 a incorporar nuevos saberes. O sea: madrugar para hacer gimnasia, meditar y estudiar. Eso sí, el autor advierte que para lograrlo se requiere mucha persistencia. Y, sin dudas, hay que dejar a un lado las distracciones digitales.

Los libros de Sharma encabezan las listas de best-sellers a nivel internacional y sus publicaciones en las redes sociales llegan a más de 600 millones de personas al año, lo que lo convierte en un verdadero fenómeno.

Dicen que, entre otras celebridades, el método de las 5 de la mañana lo practican la legendaria editora jefa de la revista Vogue, Anna Wintour, la actriz Gwyneth Paltrow, el actual CEO de Apple, Tim Cook, el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton; la ex Primera Dama estadounidense Michelle Obama; Bill Gates, cofundador de Microsoft, Jeff Bezos, fundador de Amazon, Elon Musk, fundador y director de Tesla y SpaceX, Oprah Winfrey, ícono emblemático de la televisión, y muchas personas más que son, claramente, magnates en cada uno de sus rubros.

¿Qué dice el libro?

Cuenta la historia de dos personas que quieren aumentar la productividad, la serenidad y la prosperidad, misión que les parece imposible, y de pronto, conocen a un extravagante magnate que los guía en un viaje por el mundo. Esa experiencia, les explica, despertará su felicidad y un poderoso sentimiento de libertad personal. Al mismo tiempo, les permitirá mejorar sus negocios.

Sharma dice que para formar parte de este club es necesario prepararse a manejar la incomodidad que significa crear hábitos nuevos. Y apunta que después de despertar puntualmente por 66 días, este hábito se establece en el ADN de las personas.

Lo que viene después es más fácil. Sharma aconseja que en la primera hora del día se aplique la ley 20-20-20: se trata de dividir los 60 minutos en tres fracciones iguales. En la primera hay que hacer alguna actividad física, cualquiera, porque lo que importa es mover el cuerpo, y liberar dopamina en el organismo.

La segunda fracción se dedica a planear el día y revisar los objetivos laborales y actividades pendientes. Los últimos 20 minutos antes de las 6 de la mañana se destinan a leer o estudiar algún tema que afiance el crecimiento personal, puede ser leer un libro, mirar un video o navegar en sitios web, para incorporar información nueva.

Resultados positivos

El hábito de madrugar trae muchos resultados positivos. Algunos son un mejor sueño, mayor productividad, más logros en tareas diarias, mayor concentración, creatividad y energía. Pero según Sharma, los beneficios más importantes son:

Energía: La actividad física que realizamos en la primera hora del día favorece trabajar más horas. Incluso nos va a energizar para el resto del día.

Felicidad: Dice el autor que controlar la agenda diaria genera satisfacción personal. Si hacemos las cosas a tiempo, sin procrastinar, vamos a sentir que progresamos día a día en nuestros proyectos.

Orgullo: Sharma opina que, por el simple hecho de estar despiertos mientras los demás duermen, obtenemos una sensación de empoderamiento. Cuando todos despierten, los miembros del club de las 5 habrán trabajado ya dos o tres horas. Al repetir esto todos los días, se propicia un círculo virtuoso que reconforta y hace sentirse bien con uno mismo.

El método, paso a paso

- Despertar a las 5 de la mañana.

- Hacer actividad física durante 20 minutos.

- Planificar el día, revisar los objetivos, meditar o escribir en un diario por 20 minutos.

- Formarse en un tema relacionado al crecimiento personal durante 20 minutos (mirar videos, leer o estudiar sobre la temática elegida).

- Al empezar la jornada laboral, dedicar los primeros 90 minutos a una actividad específica. ¿Qué tarea realizar? Aquella que, al conseguir excelencia en ella, te permita llegar a dominar tu sector.

- El resto de la jornada trabajar de acuerdo al método 60/10. Consiste en trabajar concentrado y sin distracciones durante 60 minutos, para descansar luego 10 minutos.

- Establecer 5 objetivos diarios para que la jornada sea productiva.

- Hacer ejercicio moderado durante 1 hora. Algo que ayude a relajar y mejorar las funciones cardíacas y de circulación. Una buena opción es caminar por la naturaleza.

- Aprovechar los trayectos al trabajo o al hogar para formarse. Optimizar ese tiempo escuchando podcasts o leyendo, siempre que sea posible.

- Delegar las tareas que distraen o que roban la felicidad.

- Estudiar durante 60 minutos al día: leer, hacer cursos online, ver videos de desarrollo personal y de habilidades, revisar notas personales.

- Dos veces a la semana, darse masajes de 90 minutos.

- Y todos los domingos, planificar la semana.

El Club de las 5 de la mañana descubre el protocolo de establecer hábitos

La siguiente lección de la mañana estaba programada para tratar más profundamente el modo en el que los líderes y creadores más productivos del planeta establecen los hábitos que los convierten en verdaderas superestrellas. Y les hacen vivir unas vidas fascinantes, intrépidas y plenamente resueltas. En respuesta a la solicitud del señor Riley tanto la emprendedora como el artista habían tratado de organizar sus agendas para poder ampliar la duración de su viaje. Conocían el profundo valor de la formación que estaban recibiendo. Y sabían que lo más inteligente era aprovecharla en su totalidad.

—¡Bien, chavales! —gritó el millonario dirigiéndose a sus compañeros de viaje mientras el sol de la India se elevaba tímidamente desde un horizonte a la vez árido e impresionante.

Eran exactamente las 5 de la mañana.

El magnate vestía una camisa negra con cuello Mao, bermudas y sandalias negras. Mostraba una amplia sonrisa. Lucía el bronceado del sol de Mauricio y se había puesto un turbante.

—Esta mañana os hablaré de los conocimientos que me transmitió el Guía sobre la implementación de sistemas de rendimiento máximo que os ayudarán a activar vuestra excelencia en el trabajo y en la vida. Como ya vimos en una lección anterior, los mejores no son los mejores debido a la genética, sino a sus hábitos. No por la magnitud de sus capacidades, sino por la fuerza de su grit. En la sesión de hoy trataremos sobre lo que la ciencia y la investigación nos dice sobre lo que tenemos que hacer para eludir los comportamientos que nos debilitan y para centrarnos en aquellos que nos sirven.

—¿Qué es eso del grit? —preguntó la emprendedora, prestando atención a cada palabra que el millonario decía.

Hoy llevaba el pelo recogido en una coleta y calzaba unas sencillas zapatillas.

—Es un término popularizado por la psicóloga social Angela Duckworth, que estudió a muchos de los que conforman la élite en campos como los negocios, la educación, el ámbito militar y los deportes. Esta investigadora observó que lo que hace grandes a los que alcanzan los mayores éxitos no es su talento innato, sino su nivel de compromiso, disciplina, capacidad de adaptación y perseverancia. Grit, que podría traducirse por determinación, es el término inglés que utilizó para describir esos rasgos.

Einstein, una inspiración para el protagonista de "El club de las 5 de la mañana".

—Mola, colega —dijo el artista—. Este concepto me servirá de inspiración para no rendirme ante un cuadro cuando me asalta una avalancha de dudas. O cuando me siento frustrado por la falta de progresos. O cuando siento temor de que los demás se rían de mí por producir un arte innovador y original, y no copiado o estereotipado.

—Estupendo —respondió el millonario, frotándose sus musculados abdominales—. Albert Einstein escribió: «Los grandes espíritus siempre se han enfrentado a una violenta oposición por parte de las mentes mediocres. La mente mediocre es incapaz de comprender al hombre que se niega a inclinarse ante los prejuicios convencionales y en cambio elige expresar sus opiniones con valor y honestamente».

—¡Sabias palabras! —dijo el artista entusiasmado, adoptando una expresión que reflejaba su creciente orgullo por confiar en su visión personal cuando se trataba de su arte.

—Pues bueno, gente. Volvamos al asunto y analicemos las más poderosas formas de instaurar hábitos de primer nivel que perduran en el tiempo, en detrimento de aquellos que se disipan pocas semanas después de haberlos adoptado. Es evidente que la clase de esta mañana es absolutamente esencial para vosotros, ya que, aunque ahora os estáis levantando a las 5 de la mañana a diario, el objetivo es que esa disciplina se convierta en una rutina permanente. Y una parte esencial de la instalación de los hábitos de primer nivel implica el aprendizaje de cómo los profesionales más relevantes logran un notable autocontrol y despliegan cantidades ingentes de fuerza de voluntad. Empecemos pues.

Los tres se hallaban frente al Taj Mahal. Estaban solos. La edificación era increíblemente sublime cuando se la contemplaba, un genuino testimonio de lo gratificante que puede ser el virtuosismo en la arquitectura y la ingeniería.

—Me fascina la India —afirmó el millonario—. Es uno de los grandes países de la Tierra. Y este lugar no es una de las Siete Maravillas del mundo por casualidad. Es de una belleza sobrecogedora, ¿verdad?

—Sí, es cierto —asintió la emprendedora después de dar un sorbo de café caliente.

Conferencista y abogado, Robin Sharma es best-seller a nivel global.

El millonario sostenía en su mano una botella de agua. Como otras botellas que solía usar, tenía un texto impreso sobre ella, que el millonario leyó a sus dos discípulos, complacido:

“El héroe no se hace grande durante los períodos de confort. Las ilustres y nobles almas de nuestro mundo se hacen fuertes, valerosas y éticas cuando afrontan resueltamente los embates de la adversidad, la dificultad y la duda. Es, pues, en el momento en el que afrontan su más profunda debilidad cuando tienen la oportunidad de forjar sus mayores fuerzas. El verdadero poder no procede, por tanto, de una vida de comodidad, sino de la de esfuerzo intenso, de la abnegada disciplina y de la actuación exigente en la dirección que tu yo supremo sabe correcta. Para continuar hasta el momento en el que tu dolor cese. Para avanzar cuando deseas abandonar. Para persistir en el instante en el que sientes que desistir es renunciar a pertenecer al ámbito de los grandes guerreros y de los personajes honorables que llevaron a la humanidad a un lugar mejor, alcanzando la invencibilidad”.

—¡Uau! —exclamó el artista—. ¿Escribió eso algún gran poeta?

—No, en absoluto —presumió el millonario—. Son palabras enteramente mías.

A continuación, el señor Riley elevó una mano al cielo y, bueno, ya sabemos lo que siguió después.

De entre la bruma de la primera mañana surgió una asistente, impecablemente vestida y muy atractiva.

—Estamos todos muy felices de tenerle de nuevo en la India, señor. Le hemos echado de menos —saludó—. Aquí está lo que me pidió.

El millonario hizo una leve reverencia y dedicó a su asistente una amistosa sonrisa.

Le entregó al magnate una pashmina primorosamente decorada, que él extendió a la luz. La pashmina es un tipo de lana fina originaria de Cachemira que en la lengua de esa región significa «oro blanco». Si hubierais visto el chal de lana, entenderías el porqué. La pashmina había sido delicadamente tejida y, cuando los dos discípulos se fijaron con más detalle en ella, vieron que tenía bordada la leyenda: El Credo 5-3-1 del guerrero de la fuerza de voluntad, bajo la cual había una serie de frases que explicaban el significado de la noción de «5-3-1». Era una pieza realmente singular.

He aquí el contenido del artesanal bordado:

5 verdades científicas de los hábitos excelentes

Verdad número 1: La fuerza de voluntad de máximo nivel no es una capacidad innata, sino que se desarrolla a través de la práctica constante. El hecho de levantarse al alba es una forma perfecta de autocontrol.

Verdad número 2: La disciplina personal es un músculo. Cuanto más se ejercita más se fortalece. En consecuencia, los samuráis de la autorregulación crean de forma activa condiciones adversas que permitan fortalecer su poder natural.

Verdad número 3: Como otros músculos, la fuerza de voluntad se debilita al fatigarse. Su recuperación es, pues, absolutamente necesaria para la expresión del virtuosismo. Y para controlar la fatiga en las decisiones.

Verdad número 4: La implementación satisfactoria de cualquier hábito de gran nivel sigue un patrón de cuatro partes que permite automatizar la rutina. Para que los resultados perduren, este patrón debe seguirse de forma explícita.

Verdad número 5: El incremento del autocontrol en un área aumenta el autocontrol en las restantes. Por eso, entrar en el Club de las 5 de la mañana es el hábito que cambiará las reglas del juego y que elevará cualquier otra cosa que hagas.

3 valores para crear hábitos extraordinarios

Valor número 1: La victoria requiere consistencia y persistencia.

Valor número 2: Continuar aquello que se ha iniciado determina la magnitud del respeto personal que se genera.

Valor número 3: La forma en la que se practica en privado determina con precisión el modo en el que se actúa en público.

1 teoría de los espartanos para la autodisciplina

Los guerreros nacen para hacer regularmente aquello que es difícil pero importante cuando resulta más incómodo.

Quién es Robin Sharma

♦ Nació en 1964 en Uganda; sus padres son de origen hindú (padre) y keniana (madre). Se crió y educó en Canadá.

♦ Es escritor, novelista, empresario, orador y conferencista reconocido en el mundo del liderazgo y desarrollo personal.

♦ Lleva publicados 103 libros en materia de liderazgo y motivación. Además de El Club de las 5 de la mañana, entre sus libros más exitosos figuran El monje que vendió su Ferrari (1997); 8 Claves del liderazgo del monje (1998); Una inspiración para cada día (2009); El líder que no tenía cargo (2010).