San Juan 8 > A un click > Fractura

"Fractura de pene": qué es y cómo se produce esta dolorosa lesión

Aunque no es algo de lo que se escuche hablar y no es muy frecuente, la fractura de pene es algo que puede pasar.

Te puede interesar...

Los estudios indican que uno de cada 100 mil hombres sufre este tipo de traumatismo.

Sin embargo, esta lesión pasa muchas veces desapercibida porque muchos de los casos no son reportados, según Mariano Rosselló, urólogo, andrólogo y director médico del Instituto de Medicina Sexual en España.

Y aunque se llame así en realidad no es una fractura ya que este órgano masculino no tiene hueso.

Lo que sí ocurre, es la ruptura de la túnica albugínea que es una capa gruesa que envuelve las estructuras internas del pene y que permite su erección.

Las ondas sonoras que pueden ser una alternativa al Viagra para tener una erección.

"La fractura de pene sucede cuando está completamente erecto y al producirse genera un chasquido que recuerda el sonido de un hueso que se rompe", dijo Rosselló a BBC Mundo.

Durante el coito

Se dice que entre 30% y 50% de los casos, la "fractura" se produce durante las relaciones sexuales muy fuertes.

Según Rosselló, el caso típico de fractura de pene suele producirse cuando la mujer está encima del varón durante la relación sexual y el pene se sale de la cavidad vaginal y al tratar de penetrar nuevamente choca contra la cadera de la mujer provocando que el pene se doble forzadamente.

En algunos casos el hombre sólo experimenta dolor que desaparece al cabo de un rato, pero cuando se escucha un chasquido quiere decir que se ha roto la túnica albugínea.

Según los especialistas, el peso y el control de la mujer sobre el pene erecto imposibilita que el sujeto pueda reaccionar con rapidez ante una sensación o movimiento doloroso, propio del acto sexual.

En cambio, cuando el hombre se encuentra ubicado bien arriba o bien por detrás de la mujer, se disminuyen considerablemente los riesgos de que se generen estas fracturas.

Algunos estudios indican como causa movimientos masturbatorios acelerados y bruscos sobre todo en hombres con problemas de erección, o en jóvenes que se masturban a escondidas y con temor a ser sorprendidos.

También se sabe de casos accidentales como el de un joven de 32 años que fue ingresado en el Hospital Escuela de Tegucigalpa en 2014 tras haber sufrido una fractura en su pene al caerse de la cama cuando sufría de una erección nocturna.