San Juan 8 > A un click > Ambiente

Día del Medio Ambiente: porqué se celebra el 5 de junio

Se conmemora desde 1972 en homenaje a la apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, en Estocolmo.

Si hay alguna buena noticia que aportó la llegada de la pandemia a nuestras vidas es que la contaminación del medio ambiente se redujo de manera sorprendente en todo el mundo. El aislamiento por el coronavirus produjo un respiro temporal debido a la disminución global de la circulación de autos y sus consecuentes gases contaminantes. El turismo, restringido en casi todos los países, también jugó un rol importante.

Hoy, como todos los 5 de junio desde 1972, se conmemora en el mundo el Día Mundial del Medio Ambiente. Se instituyó ese día con el objetivo de contribuir a crear conciencia acerca de la necesidad de protegerlo y mejorarlo, y en recuerdo a la apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en Estocolmo (Suecia), reunión en la que se aprobó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Te puede interesar...

En esa conferencia de 1972, se buscó la manera de concientizar y sensibilizar a la población en relación a temas ambientales y problemáticas que enfrenta el planeta. El 15 de diciembre de 1972, la ONU dejó asentado en un documento que la protección y el mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero. Además, agregó que este día permite ampliar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la conservación y la mejora del mismo. Desde que se fijó este día, cada año esta fecha toma mayor relevancia y la población global la considera como un espacio de reflexión y discusión.

Cómo afectó la cuarentena por covid al medio ambiente

El aislamiento, la poca circulación de la gente y la falta de turismo por coronavirus produjo efectos positivos para el medioambiente como la reducción en la concentración de dióxido de nitrógeno ante la baja circulación de autos y la disminución de la producción industrial. Investigadores de distintas universidades públicas reflexionaron sobre estos cambios y analizaron sus efectos a futuro.

A partir del comienzo del aislamiento en todo el mundo a raíz de la pandemia por COVID-19, los cambios fueron notorios y quedó en evidencia la crisis ambiental que atraviesa el mundo entero, y la respuesta del planeta ante el comportamiento humano es, sin dudas, un llamado de atención.

En los momentos de confinamiento, infinidad de especies animales deambularon con libertad y hasta se dejaron ver en los mares y calles: desde los lobos marinos en las calles de Mar del Plata, dromedarios en las playas de Dubai, el nacimiento de tortugas en vías de extinción en las costas de Brasil, hasta cisnes y delfines en las aguas de Venecia.

Otra prueba ineludible son las fotos satelitales que se dieron a conocer en los medios y que muestran el aire más limpio. Esto se debe a la reducción de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del calentamiento global provenientes, principalmente, de ciertas industrias y del transporte.

Más allá de que aún se está lejos de alcanzar las metas cuantitativas planteadas en el protocolo de Kioto (acuerdo internacional que tiene como objetivo reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global), es una oportunidad para tomar medidas más rigurosas a fin de evitar un calentamiento global insostenible.

El Derecho Ambiental

Se trata de un conjunto de normas establecidas por la ONU que regulan la relación entre las personas y la naturaleza con el fin de “preservarla y protegerla” para que exista un entorno saludable.

En el calendario oficial de la ONU, el Día Mundial del Medio Ambiente es la fecha más importante para generar conciencia sobre la problemática y fomentar la acción ambiental. El 5 de junio se convirtió en una plataforma global de alcance público que reúne a gobiernos, empresas y ciudadanos en torno a un asunto ambiental apremiante.

Tanto el Derecho Internacional como la Constitución Nacional argentina -en su artículo 41- amparan el derecho a gozar de un ambiente sano y equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras. Por eso implica, además, el deber de preservarlo.

FUENTE: TN