San Juan 8 > A un click > aplicaciones

Consejos para evitar riesgos al usar aplicaciones de citas

En Recoleta violaron a una mujer con retraso madurativo tras entablar un contacto por Badoo. Claves para los encuentros con desconocidos.

Una mujer de 40 años acordó un encuentro con una persona que conoció a través de una aplicación de citas. Pero el hombre que conoció acudió a su departamento con otras dos personas, la violó y le robaron sus pertenencias.

Este caso ocurrido en Recoleta volvió a poner en la mira a las plataformas de citas online, como Tinder, Happn, Grindr o la que se usó en este delito, Badoo. ¿Cuáles son los riesgos? ¿Hay diferencias respecto a otras redes sociales? ¿Qué conviene hacer al acordar un encuentro con un desconocido?

Te puede interesar...

El vínculo con Facebook

Tinder, y otras apps para conseguir citas, en general usan Facebook y otras redes como forma de verificar las cuentas de las personas. Lo más probable es que tengamos algún contacto en común con esa persona, así que nunca está de más tratar de conseguir información extra, tanto para saber si vamos a tener química con el o la elegida... y también para evitar a personas problemáticas o que no sean los que dicen ser.

Lugar público

La primera cita, siempre, tiene que ser en algún lugar donde haya otras personas. Un bar, un restaurante, un cine o una plaza. Pero siempre saber que no vamos a estar completamente a solas con la otra persona. Por este motivo los expertos siempre recomiendan evitar los domicilios particulares para los primeros encuentros con extraños.

Alternativas de escape

Si ya arreglamos una cita pero no sabemos casi nada de la persona con la que nos vamos a juntar, lo mejor es informarle a algún amigo o familiar para que podamos llamarlos si pasa algo. O ir a un bar en el que tengan “opciones de escape”, como uno de Londres que mencionamos en esta nota, que ofrece una “palabra clave” para que le llamen un taxi a la posible víctima y pueda irse sin riesgo.

Compartir ubicación

Además de informar que vamos a tener una cita, podemos aprovechar la tecnología. Google Maps y WhatsApp, entre otros, permiten compartir la ubicación en tiempo real. Puede ser una exageración, pero ante la duda es mejor prevenir.

Google

Facebook no es la única opción para saber un poco más acerca de las personas. Una buena búsqueda en Google puede darnos información adicional sobre la persona con la que nos vamos a encontrar, especialmente para chequear que sea quien dice ser.

Prestar atención

Un momento de distracción puede ser lo único que haga falta para que la cita se convierta en estafa. Como le pasó a Francisco, que contó en un hilo de Twitter como una mujer a la que conoció por Tinder le robó las tarjeta e hizo compras por $130.000. Ella le pidió ayuda para configurar una tele en la casa y aprovechó una oportunidad para sacarle fotos a los plásticos y usarlos después para realizar compras online.

La información que compartimos

Otro factor fundamental es conocer qué datos se comparten con las apps de citas virtuales. La compañía de seguridad informática ESET compartió una serie de consejos para implementar en estas plataformas, para proteger la privacidad en la red.

Nombre y edad: es preferible usar un seudónimo y no el nombre completo, ya que es muy fácil “investigar” a alguien en la red por su nombre y apellido.

Universidad o centro de estudios: Normalmente, las instituciones cuentan con grupos activos en redes sociales donde es relativamente fácil encontrar a sus miembros y colegas.

Espacio descriptivo del usuario: Evitar información innecesaria en este espacio que suele ser de carácter libre para el usuario. Muchas personas divulgan información que los expone considerablemente, como el número de su teléfono celular, perfiles públicos a otras redes, etc.

Trabajo y tipo / lugar de empleo: A menos que se esté buscando intercambios profesionales, no es aconsejable sumar esta información a un perfil. En el caso de las universidades o centro de estudios, es sencillo buscar información a partir del grupo de pertenencia de un individuo.

Vista Preliminar del perfil de IG.: Este un punto sensible, pues si bien es cierto que resulta cómodo para ambas partes de un match conocerse panorámicamente mediante una previsualización de Instagram, también es cierto que muchos usuarios utilizan esta red de manera pública, por lo que es recomendable evitar el uso de perfiles públicos y más aún si se va a prestar el perfil a otras redes como es el caso de Tinder.

“Una de grandes fallas de este tipo de aplicaciones es no contar con políticas de privacidad adecuadas, ya que toda la información es pública y cualquiera puede consultarla. Por otro lado, si bien es cuestionable en el manejo de la información personal de los usuarios por parte de estas plataformas, no exime a los usuarios de responsabilidad acerca del cuidado de su información personal, ya que son ellos mismos quienes terminan proveyendo la misma”, explicó Camilo Gutiérrez, Jefe del laboratorio de investigación de ESET Latinoamérica.

FUENTE: TN