"
San Juan 8 > San Juan > calor

Temperaturas extremas: cómo entrenar con calor sin perder el rendimiento

Pese a la ola de calor, los sanjuaninos siguen apostando a ejercitarse. Cómo afecta al cuerpo y qué tener en cuenta para entrenar.

San Juan atraviesa una ola de calor con temperaturas extremas que llevaron a superar varias veces los 40°C y a llevar al podio del ranking del SMN a la provincia como la más calurosa del país. Sin embargo, los sanjuaninos salen a trotar a la calle, a la montaña a hacer trekking y los gimnasios están repletos, pese a la temporada estival y el calor abrasador. Pero, ¿cómo se puede continuar apostando al entrenamiento sin que el calor extremo afecte en la salud?

Leé: Con 40°C, San Juan es la provincia más calurosa del país

sanjuan8.com habló con el licenciado en Fisiología Rodrigo Almazán, quien analizó cómo afecta el calor en el cuerpo durante el entrenamiento y brindó recomendaciones para no perder la intensidad y el rendimiento, teniendo en cuenta puntos fundamentales para cuidar la salud.

Te puede interesar...

“Principalmente afecta la hidratación del cuerpo, porque al hacer más calor, el cuerpo tiene que esforzarse por mantener la temperatura corporal y eso hace que requiera más agua para su funcionamiento”, explicó el profesional. Y agregó que, “al momento de hacer ejercicio, uno siente más la temperatura transpira un poco más y se siente más pesado. Las sensaciones pueden cambiar porque se puede entrenar en un lugar que esté acondicionado, pero el principal perjuicio es que el músculo se ve afectado por la deshidratación”.

En este contexto, Rodrigo brindó algunas sugerencias para saber cómo manejar la intensidad en el entrenamiento con temperaturas extremas. “Lo recomendable es que las pausas sean mayores a lo que se está acostumbrado, a trabajar para que el cuerpo tenga tiempo de recuperarse, por un lado, y de hidratarse por el otro. Las intensidades varían según el grupo, porque en el caso de alguien que está acostumbrado a entrenar en calor, tiene el cuerpo adaptado. En cambio, si alguien no está acostumbrado, hay que bajar la intensidad y aumentar la cantidad de pausas”, destalló.

Hidratación, alimentación y “escuchar al cuerpo”

Rodrigo destacó, sobre todo, la primera recomendación: “que no falte el agua”. Además, sugirió “que controlen su cuerpo, sus sensaciones, que puedan darse cuenta si su frecuencia cardíaca o presión aumenta. Si lo detectan, es momento de parar, sea lo que sea que estén haciendo o dónde estén. Si sienten que empieza a faltar el aire o que la frecuencia cardíaca está muy elevada, simplemente hay que parar, hidratarse y dejar que el cuerpo se recupere. La primera señal de deshidratación son los labios secos”.

Sumado a esto, una alimentación correcta ayuda a un buen rendimiento en el entrenamiento con calor. “La alimentación tiene mucho que ver, sobre todo comer alimentos pesados cerca del entrenamiento, porque eso va a hacer que el cuerpo esté muy ocupado en hacer la digestión y deja de producir la energía que se necesita a la hora de hacer ejercicio. Al dejar de producir energía, hace que sea más ineficiente el funcionamiento del cuerpo”, explicó. Y finalizó con una sugerencia: “Se recomienda comer algo liviano y fresco, como frutas o ensalada, lo que sea que no tenga alta temperatura, e ingerirla lejos de la hora del entrenamiento”.

calor recomendaciones salud.jpeg