San Juan
Domingo 02 de Septiembre de 2018

El día en que las provincias le ganaron a la Nación

Solo un tercio de las administraciones provinciales tiene sus cuentas equilibradas y margen financiero para enfrentar los desafíos de ajustar el gasto público. Así lo estimó un estudio oficial al señalar que se trata de un escenario con reclamos salariales por encima de la pauta del 15% y las nuevas restricciones fijadas por la ley de Responsabilidad Fiscal.


Además, según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF); San Juan encabeza el listado de provincias con un 12,3% de superávit, le sigue Santiago del Estero con un 11, 8%, San Luis con un 8% y Córdoba con un 5,9%.


Mientras que Jujuy (-17,9%), Santa Cruz (-18,9%) y Chubut (-19,15%) figura al tope en el otro extremo de la tabla entre los 16 distritos en rojo, incluidos provincia de Buenos Aires y CABA. En las horas más angustiantes de la economía argentina, esos datos económicos jugaron una carta preponderante en la realidad social de la gente.


San Juan es una prueba cabal de ello: Mientras en la Nación no saben cómo encauzar el barco a la deriva; la provincia de Uñac se da el lujo de no detener la Obra Pública y honrar sus responsabilidades. Debería ser normal? Claro que sí, pero hoy es uno de los Tesoros más valiosos que dieron vuelta la histórica torta de la administración donde la Nación siempre tuvo que auxiliar a las provincias.


Ahora es al revés, las provincias deben salir a acordar con la Nación el presupuesto Nacional del año que viene por la falta de confianza que propios y ajenos tienen en la política económica de Macri. Ahora Macri debe bajar al llano para mostrar esa carta de presentación ante el FMI y ante el Mercado Internacional. Nunca antes se dio una situación así porque en las Crisis de Alfonsín y el 2001, todo el país tenía el mismo diagnóstico nefasto; no había diferencias entre Nación y provincias.


No cabe dudas que la irresponsabilidad en la Nación ha marcado esa diferencia. Por acción u omisión son los responsables de una crisis económica histórica que eleva la cantidad de pobres en el país, y la permanente devaluación del peso destroza la economía familiar de quienes aún no están en ese segmento. Ahora solo pedimos cordura y eliminar la soberbia para tomar las decisiones adecuadas porque no hay más tiempo; no me alcanza con saber que algún día, las exportaciones van a generar dividendos con este dólar alto porque la pregunta obligada es...¿y mientras tanto, qué?


Macri tendría garantizado el endeudamiento hasta el final de su gestión en el 2019, lo cuál también deja un dato preocupante; ¿qué pasará en el 2020? ¿Nos van a venir a cobrar?...y entonces... ¿que se haga cargo el próximo?


Ese análisis lleva a varios referentes de la oposición potables como candidatos a no querer agarrar ni por casualidad la posibilidad de conducción. El mismo Ricardo Alfonsín dijo que Roberto Lavagna estaría dispuesto a un gran acto patriótico de ser candidato a presidente el año que viene, en una clara alusión a la carga que eso le significa. Pareciera que nadie quiere agarrar esa papa caliente.

En fin...

El martes los gobernadores estarán nuevamente ante la Nación negociando un ajuste que define la política del año que viene, una vez más el tire y afloje que decide las posibilidades de generación de empleo, de mantener el que está y de sostener fuerte el timón para que la inestabilidad económica no nos lleve al abismo. Será una semana clave para esas definiciones aunque esté aún muy pero muy lejos esa ansiada tranquilidad; que observamos, poseen otros países y que hoy una vez más desde esta Argentina, la que alguna vez fuera el granero del mundo; mira con la ñata contra el vidrio.

Comentarios