Comscore

POLICIALES

Procesaron al ginecólogo Carlos Martínez por 7 de los 10 casos de abuso sexual

La determinación la tomó el juez Guillermo Adarvez, del Tercer Juzgado de Instrucción, a raíz de los informes psicológicos que complicaron la situación del profesional. El médico, además, tiene tres causas en Jáchal y una más por estafa.

El juez Guillermo Adarvez, a cargo del Tercer Juzgado de Instrucción, procesó al ginecólogo Carlos Martínez por abuso sexual gravemente ultrajante, gravemente ultrajante con acceso carnal agravado por daño mental, acceso carnal agravado por daño psíquico y gravemente ultrajante agravado por daño psíquico. La medida fue sobre 7 de las 10 causas que se tramitan en dicho juzgado. En tanto, el profesional quedó sobreseído en un caso de estafa. Martínez tiene, en total, 13 denuncias en su contra por abuso sexual, 3 de ella en Jáchal. Los aberrantes hechos salieron a la luz en abril cuando una mujer de 22 años y embarazada contó que, con la excusa de realizarle un chequeo, el ginecólogo la estimuló, cuando sólo bastaba con un hisopado. Este fue el puntapié para que otras pacientes, una de ellas menor de edad, se animen y cuenten sus experiencias. En total fueron 13 las expacientes que llegaron hasta la Justicia para contar los sometimientos del hombre. Tres de los casos se registraron en Jáchal donde prestaba servicios en una clínica privada. Luego de conocerse la denuncia en su contra Martínez permaneció prófugo por 48 horas. Finalmente se presentó en la Central de Policía, el pasado 16 de abril, donde quedó detenido. El caso del ginecólogo, además de sacar a la luz las aberrantes vejaciones, generó que se conociera que en el 2013 ya había sido denunciado por lo mismo y que la causa había quedado olvidada en un cajón del Segundo Juzgado de Instrucción. Este detalle provocó que la Corte de Justicia ordenara una auditoria en el despacho del juez Pablo Flores, para conocer su desenvolvimiento. Encontraron más de 60 causas con irregularidades por lo que el magistrado fue suspendido en su cargo, por 30 días, sin goce de haberes.