San Juan 8 > País > pacientes

Murió el 65% de los pacientes que llegaron a las terapias intensivas por COVID-19

El último confinamiento vigente dispuesto el 21 de mayo por Alberto Fernández tuvo su origen en la escalada de contagios que comenzó en abril y tuvo un pico de 39.652 casos en 24 horas el 19 de mayo, y en el creciente número de personas internadas en unidades de terapia intensiva (UTI). En primera ola, el 1 de noviembre, hubo un máximo de 5.119 internados por COVID-19 en camas de cuidados críticos. Eran el 41% de los internados totales en terapia, por todas las patologías, del sector público y privado. Ayer, se alcanzó un nuevo récord de 6.644 personas afectadas por el virus en camas UTI, el 52% del total de internados en situación crítica.

“Actualmente más del 50% de las personas que ingresan a UTI fallecen, y de los mayores de 60 años que requieren asistencia respiratoria mecánica, aproximadamente el 80% fallece”, puede leerse en los fundamentos del decreto de necesidad y urgencia 334/2021 publicado en el Boletín Oficial con la firma del primer mandatario y todo su Gabinete completo. Fernández apeló a las cifras más duras para convencer a la población de acatar las nuevas restricciones después de 9 meses de cuarentena el año pasado.

Te puede interesar...

Desde el comienzo de la pandemia, de acuerdo a los datos abiertos que publica online el Ministerio de Salud de la Nación, el número es aún más impactante. Del total de ingresados a unidades UTI por coronavirus en todo el país, el 65% perdió la vida. Y de ellos, el 68% requirió asistencia respiratoria, 11.999 internados, lo que implicó que tuvieron un agravamiento de su cuadro durante la estadía en terapia. ”El paciente necesita respirador cuando ya no puede manejar ninguna variable de oxígeno”, explicó el médico infectólogo Eduardo López, quien estuvo en la última reunión de expertos en el que el Ministerio de Salud brindó estos porcentajes de mortalidad entre los que entraban a unidades de cuidados críticos por el virus.

El porcentaje surge del procesamiento realizado por Infobae de los datos cargados en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNSV) y el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), hasta el lunes pasado, por los distintos efectores de cada jurisdicción. De allí se desprende que de los 27.238 pacientes que estuvieron internados en terapia por COVID-19, fallecieron 17.619.

“La mortalidad, una vez que los pacientes ingresan a terapia por COVID-10, depende del acceso a las UTI en las distintas provincias, de la infraestructura sanitaria, y de la saturación del sistema. Por ejemplo, los hospitales cabeceras reciben casos más complejos, derivados de otras localidades. Y en la ciudades importantes, hay unidades de terapia mejor equipadas”, analizó ante Infobae el médico infectólogo Roberto Debbag, electo presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica.

En el DNU presidencial también se argumenta que de los mayores de 60 años internados en terapia que además requieren asistencia respiratoria mecánica, el 80% fallece. El análisis del dataset descargado por la Unidad de Datos de Infobae el lunes pasado, muestra que de los 9.929 pacientes por encima de los 60 años que necesitaron respirador, murieron 8.510, el 86%.

Este conjunto de datos abiertos que publica el Ministerio de Salud de la Nación incluye los casos positivos confirmados y fallecimientos desde el comienzo de la pandemia, con la edad de los contagiados, el lugar de residencia, si fallecieron o recibieron el alta luego de haber pasado por UTI, si requirieron respirador, y si se atendieron en el sector público o privado.

Pero debido a los retrasos en la carga por parte de las distintas jurisdicciones, especialmente con relación a los fallecidos, no es posible contar con un panorama real de lo que ocurrió en las últimas dos semanas. No obstante, los datos acumulados de casos y muertes por COVID-19 permiten analizar la situación por grupo etario y también, para cada paciente, si pasó por terapia y usó respirador. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que la información sobre el tránsito de la enfermedad y la estadía en UTI es de carga voluntaria por parte de los médicos que atendieron a esos pacientes en cada jurisdicción.

Internados en terapia

Según la última actualización de ayer, hay 6.644 personas internadas en terapia con COVID-19. Es el 2% de los 365.259 pacientes que cursan la enfermedad con síntomas actualmente. Los internados en unidades críticas informados el día anterior por el Ministerio de Salud de la Nación habían sido 6.552. Es decir, los nuevos ingresos a UTI de un día para el otro fueron 92.

En los últimos 7 días, hubo un total de 210.975 nuevos casos. De ellos, solo 767 ingresaron a UTI. Es el 0,36%. Y en la última semana el promedio de nuevos pacientes que requieren cuidados críticos es de 110 por día.

Pacientes en UTI por franjas etarias

Así como los contagios se dan entre los más jóvenes, los fallecimientos se producen mayormente entre los pacientes de más edad. El 83% de todos los fallecidos es mayor de 60 años. El rango etario más comprometidos es el de mayores de 80 años: son el 32% del total de los muertos por coronavirus en el país.

En cuanto a la mortalidad en los grupos más jóvenes, los fallecidos de 20 a 29 años son el 0,6% (443 en números netos), y los de 30 a 39 años son el 1,61% (1.192 víctimas fatales).

De los 27.238 pacientes con COVID-19 derivados a unidades de terapia intensiva - que representan el 0,77% del total de contagiados al lunes pasado- el mayor porcentaje (27%) fueron personas de entre 60 y 69 años de edad, seguidos por el grupo de entre 70 y 79 años (24%). Esto revela que más de la mitad de los derivados a UTI tienen entre 60 y 80 años.