"
San Juan 8 > País > CGT

La CGT mueve contactos para acelerar la convocatoria a un nuevo paro general

Los más combativos, liderados por Pablo Moyano, presionan para que la CGT escale en la ofensiva contra el ajuste y los despidos del gobierno de Javier Milei.

La Confederación General del Trabajo (CGT) se reunirá la semana próxima para negociar la convocatoria a un nuevo paro general contra el Gobierno de Javier Milei.

Los despidos masivos de trabajadores estatales y la pérdida de poder de compra de los salarios ante una inflación constante podrían terminar de definir la medida de fuerza para este mes, aunque una fracción más moderada presiona para que coincida con la firma del Pacto de Mayo.

El debate está sobre la mesa desde hace semanas, pero a medida que avanzan las políticas para profundizar el ajuste en el Estado nacional y sostener el superávit fiscal, la central obrera podría terminar acelerando los tiempos.

Te puede interesar...

La no renovación de miles de contratos de trabajadores estatales el día previo al inicio de este fin de semana extralargo amenaza con ser el punto de inflexión para la convocatoria de la CGT, que enfrenta un debate interno. El paro general no está en duda, sobre lo que no hay acuerdo es cuándo.

“El gobierno desprecia y odia a los trabajadores con las medidas que está tomando, no podemos ser tibios, le pedimos a los compañeros que se apruebe un plan de lucha que termine con un paro con toda la CGT y toda la CTA”, fue el reclamo de Pablo Moyano la semana pasada, en el plenario de la CATT.

Reunión, debate y paro general

Tras el paro general del 24 de enero, la CGT apostó a un cambio de estrategia, apalancando medidas de fuerza por sectores. Así, los planes de lucha proliferaron de la mano de distintos sindicatos: docentes, estatales, ferroviarios, choferes de colectivos, aeronáuticos y trabajadores de Sanidad, son solo algunos de los gremios que hicieron un cese de actividades desde entonces.

Si bien la actividad privada está fuertemente golpeada por la recesión, el sector más complicado es el de los estatales nacionales que, como no se veía hace años, terminó uniendo a ATE y a UPCN en un reclamo común.

En ese contexto, de creciente conflictividad social, la CGT se reunirá en la sede de Azopardo para debatir qué medidas tomar. Por un lado, el sector más combativo, liderado por Pablo Moyano, cree que el tiempo de la espera terminó y que se debe avanzar con la convocatoria a un nuevo paro general de 24 o 36 horas. El de enero había sido de 12.

El mismo reclamo se empieza a escuchar también en las bases de los gremios, pero los otros dos líderes de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, no coinciden y apuestan a medir el humor social, mientras miran de reojo el avance de la reforma laboral que quiere conseguir el Gobierno, y que -dicen- tiene por finalidad la flexibilización.

Mientras que el sector combativo pondrá sobre la mesa de negociación alguna fecha en abril, la fracción moderada cree que hacer coincidir el paro general con la semana en que se firmará el Pacto de Mayo en Córdoba, previsto para el 25 de mayo, sería un mensaje “contundente” para el gobierno de Milei y toda la dirigencia política.

El problema que plantean quienes buscan acelerar los tiempos es que podría llegar tarde, con el mega DNU aprobado por la Cámara de Diputados gracias al apoyo de los gobernadores del PRO, de la UCR y de fuerzas provinciales; con media sanción de la reforma laboral; con la reversión en la quita del Impuesto a las Ganancias y con la privatización de empresas públicas, como Aerolíneas Argentinas y el Banco Nación.

“En abril va a haber una medida de la CGT, no hay dudas. Está destruyendo todo y toda esa presión o bronca que hay por abajo va a terminar en una gran medida en abril”, viene advirtiendo Moyano. Quién gana la pulseada podría resolverse la semana próxima y mucho va a depender de las medidas del Gobierno de Milei en los próximos días.

FUENTE: TN