San Juan 8 > Policiales

“No estoy fugada, pero temo por mi vida y por la de mi hijo”

Este lunes apareció en el perfil de Facebook de Mariana Robledo, prófuga de la justicia por haberse llevado a su hijo de 11 años sin consentimiento de su pareja, una carta en la que denuncia violencia familiar.

 Embed      

“Soy Mariana la mama de Gabrielito y les escribo a ustedes ya que me siento desprotegida de la justicia de Santa Fe me quieren separar de mi hijo injustamente y el caso de divorcio de violencia de género peligrosa que está en el Juzgado de Familia número 5 no quiere escucharme, ni a mi hijo”. El texto apareció ayer, publicado en Facebook, en el perfil que lleva el nombre de Marina Robledo, la mujer prófuga de la Justicia, en un caso que la investiga por haberse fugado con su hijo de 11 años, Gabriel Maidana. El perfil de la red social, aparece abierto y muestra fotos de la mujer con el chiquito que tiene pedido de paradero.

Te puede interesar...

El caso se hizo público hace poco más de una semana, cuando desde Tribunales se difundió la foto de la mujer, y su ex pareja, Gabriel Maidana (con el mismo nombre del menor) realizó una serie de entrevistas en distintos medios locales contando el caso y pidiendo la aparición de su hijo tras un conflictivo divorcio.

Versiones encontradas

“Es un caso de violencia de genero en el cual no se defiende a la mujer ni al niño. Estoy amenazada de muerte por el padre de mi hijo, que trabaja para los ministerios y policía de la provincia y temo por mi vida y lo que le pueda pasar a mi hijo y familiares. Se que él fue a programas de radio en Santa Fe y expuso que no le dejan ver al niño y se hace la víctima por eso y publicó en los diarios un artículo que es injusto y esta manipulado por él”, indica el relato de Facebook.

“Lo que no cuenta - continúa - es que durante muchos años nos ha maltratado físicamente y psíquica mente de todas formas posibles yo vivo un tormento diario y tenemos que estar siempre alerta porque nos acosa y hace seguir nos intimida y amenaza de muerte a mi y mi familia. Todo porque tiene mucha influencia con gente en tribunales, policías, ministerios, principalmente ministerio publico, ministerio de seguridad y justicia, jefatura de policía. Él provee los insumos de computación y servicios informáticos en la gobernación, me está haciendo la vida imposible, los expedientes de mi caso se pierdan o no saben dónde están . Y mi abogada no pueda ver el expediente porque esta en el ministerio publico todo el tiempo o lo tienen sus abogadas”.

Además, el escrito niega la veracidad de las declaraciones de Maidana respecto de que el nene no está en su casa desde el 14 de noviembre: “eso no es verdad, porque fue el 27 de octubre cuando él nos hizo echar de nuestra casa el hogar conyugal a la fuerza con policías, escribanos y sus abogadas. Ni me dio tiempo de llevarme mis pertenecías personales ni las de mi hijo, ni ropa para la escuela nada, nosotros tuvimos que salir miedo y amenazas de muerte. Después fuimos a buscar algunas cosas y nos entregaron bolsas de basura con ropas rotas a propósito y nada más. Nos dejo en la calle sin nada a los dos, teníamos un dictamen del juzgado para que deposite un dinero para un alquiler y para las cosas necesarias del niño y solo deposito una parte”.

Asimismo, el relato que realiza Robledo describe situaciones de violencia contra el chiquito de parte del padre y que las consecuencias psicológicas de esos maltratos todavía lo afectan.

“A mí que me mando al hospital muchas veces desfigurada, quebrada, etcétera. Muchas veces lo e denunciado en la comisaría por violencia psicológica y física grave. Nunca me ha citado el juzgado por esas denuncias ya que él las frena. Hace desaparecer los expedientes como los de violencia familiar en en los años 2003,2006 y 2011”, agrega la mujer.

“No estoy fugada de ninguna forma, mi hijo está muy bien, va a la escuela, hace actividad física en un club, come muy bien, está muy bien de salud física y psíquica, digo esto porque antes sufría de asma crónico y ahora que está más tranquilo no tuvo ningún episodio de asma. Nunca vino una visitadora social a ver como esta mi hijo, tampoco una psicóloga del juzgado nadie vino en el juzgado no saben o no quieren saber tampoco quieren escuchar a mi hijo ni a mi, solo al padre por sus influencias. Espero que no permitan que siga manipulando los medios con declaraciones como las que se hacen las cuales hacen un daño moral y psicológico irreparable para nosotros”, finaliza el escrito.

Por su parte, Gabriel Maidana dialogó con Diario UNO la semana pasada y contó sobre la búsqueda de su hijo: “Estoy preocupado por mi hijo, no sé dónde está. Realmente no tenemos ninguna pista de adónde se lo pudo haber llevado. Su familia (la de Mariana) sabe dónde está pero no lo quiere decir. Y por la relación de parentesco, no están obligados a decirlo. Pero mientras tanto, pasa el tiempo y yo sigo sin verlo a Gabrielito. El nene no está yendo a la escuela, no hay registros de inscripción de él en su antiguo colegio ni en ningún otro. Ya a esta altura me siento desesperado”, expresó Maidana.

Para la jueza, Mariana Herz, también está acreditado que el niño no está asistiendo a la escuela. “En el caso ha acreditado que la madre ha impedido a Gabriel Catriel gozar del derecho a la educación pese a haber sido fehacientemente intimada e incluso apercibida de que se le aplicaría sanción de multa y, pese a ello, el niño no fue enviado al colegio y consecuentemente quedó libre”.