San Juan 8 > Mundo > Uruguay

Uruguay cerró escuelas y atención pública por pico de casos

Para frenar el aumento de los contagios de coronavirus y contener la expansión de la peligrosa cepa brasileña, el gobierno de Uruguay adoptó severas medidas restrictivas por lo menos durante tres semanas.

Habrá cierre de oficinas públicas salvo de “servicios imprescindibles”, suspensión de clases presenciales, prohibición de espectáculos públicos. También se cerrarán los duty free en la frontera con Brasil, los centros termales del litoral frente a la Argentina, los clubes deportivos, gimnasios y estarán prohibidas fiestas y eventos sociales.

Te puede interesar...

“Quedate en tu burbuja”, dijo el presidente Luis Lacalle Pou, haciendo referencia a la consigna de un año atrás, que era “quédate en casa”, y pidiendo a la población a que se limite al “círculo familiar”.

El Consejo de Ministros discutió durante varias horas las propuestas sobre restricciones y decidió una mayor ayuda a personas afectadas por la pandemia, para lo cual se volverá a implementar el impuesto a sueldos de cargos políticos y de funcionarios del Estado con salarios de la franja más alta.

Esa medida precisa una ley que tratará el Parlamento en próximos días. El gobierno rechazó una propuesta de los socios de la coalición para gravar también a salarios privados.

La suspensión de clases en todos los niveles de enseñanza es por esta semana, ya que el lunes próximo comienza el feriado largo de la llamada “Semana de Turismo”, y no hay cursos. Luego, se verá la situación sanitaria para considerar la vuelta a clases presenciales.

Disolverán aglomeraciones

El presidente advirtió que se aplicará la ley votada la semana pasada para limitar el derecho de reunión: “Se van a disolver las aglomeraciones”, advirtió.

La Intendencia de Montevideo, que es del Frente Amplio desde 1990, anunció que colaborará con el Ministerio del Interior para vallar algunos espacios públicos y evitar aglomeraciones.

Lacalle Pou destacó el aumento de instalación de más camas para tratamiento intensivo a pacientes afectados por Covid-19.

Este martes fueron vacunadas 30.326 personas, lo que lleva el acumulado a 376.771 vacunados, según el monitor de Salud Pública, y ya están agendados 324.108 personas para recibir dosis en los próximos días, muchos concentrados en la tradicional Semana de Turismo del Uruguay que comienza el próximo lunes.

El lunes se habían detectado 2682 casos en 14.952 lo que había despertado alerta, no sólo por el récord diario sino también por el alto índice de positividad.

Este martes se realizaron 11.097 análisis y se detectaron 1801 nuevos casos de coronavirus. Desde que se declaró la emergencia sanitaria hace poco más de un año, se han procesado 1.254.856 análisis y se han registrado 86.007 casos, de los cuales 70.372 ya se recuperaron, 827 murieron y hay 14.826 personas cursando la enfermedad.

Al inicio de esta semana y ante el aumento de contagios, la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) había advertido que si la tendencia seguía como en los últimos días, eso conduciría a una saturación de las unidades de terapia intensiva en unas dos semanas.

El Sindicato Médico del Uruguay y la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y sociedades científicas convocaron este lunes a una conferencia de prensa en la que sostuvieron que era de “urgente necesidad” la adopción de medidas.

Reclamaron iniciativas que “reduzcan profundamente la movilidad” por “al menos tres semanas” en todas las áreas no esenciales.

El partido de oposición, el Frente Amplio, que fue gobierno en los tres períodos anteriores (2005-2020), emitió una declaración en la que manifestó preocupación por la situación sanitaria del país, que calificó como “el peor momento” de la pandemia, y reclamó al gobierno que se adoptaran “medidas de restricción de la movilidad”.

La presión sobre Lacalle Pou subía: un grupo de médicos que no integra el comité de asesoramiento al gobierno y que conduce profesionales opositores, emitió una declaración para reclamar medidas restrictivas de la actividad pública y que otorguen subsidios a las personas afectadas.

Mientras tanto, algunas aglomeraciones generaron preocupación y medidas de las autoridades. Eso sucedió con una fiesta organizada en Sauce de Portezuelo, en las inmediaciones de Punta del Este, en la que según las autoridades habían convocado a más de 500 jóvenes. El Ministerio del Interior revisó la situación del argentino Adriano Sessa y encontró que estaba en Uruguay con un trámite de residencia temporal, que decidió cancelar. El joven, hijo de la actriz argentina Mónica Gonzaga fue citado y se le comunicó que debía abandonar Uruguay.

Además, las organizaciones de candomberos comunicaron a las diversas comparsas barriales que no siguieran con los desfiles de tamboriles que habían generado rechazo en redes sociales, por aglomeración de personas sin cuidados sanitarios.