San Juan 8 > Mundo > Ucrania

Estados Unidos autorizó el envío de armas a Ucrania

Es un intento de Washington para reforzar las defensas de Ucrania ante los 100.000 soldados de Rusia que están movilizados al otro lado de la frontera.

"Fui absolutamente claro con el presidente Putin. No tiene ningún malentendido: cualquier unidad rusa reunida que cruce la frontera con Ucrania es una invasión”, les dijo el presidente Joe Biden a los periodistas en la Casa Blanca. Si suena a una aclaración, es porque efectivamente lo fue.

Joe Biden dijo que tener movilizados a 100.000 soldados rusos sobre la frontera con Ucrania son una clara indicación de una invasión. Pero cuando un periodista le pidió mayor precisión, Biden dudó, no encontró las palabras exactas hasta que finalmente dijo: "Una cosa es si se trata de una incursión menor y terminamos teniendo que discutir sobre qué hacer y qué no hacer". Allí dejó atónitos a mas de uno. No solo en los Estados Unidos, También en Ucrania.

Te puede interesar...

¿Qué es una incursión menor?

Esas palabras del presidente norteamericano llegaron luego de una durísima advertencia: "Rusia pagará un precio terrible si invade Ucrania". Entonces surgió la enorme duda: qué será considerada una "invasión" y cual es la diferencia con una "incursión".

¿Rusia podría llevar adelante una acción que fuera considerada una "incursión" y por lo tanto, no tendría respuesta por parte de los Estados Unidos?

Todo parece reeditar la contundente definición que dio Biden sobre el jefe del estado ruso a poco de ganar las elecciones

El revuelo fue tal, que el mandatario norteamericano, en su discurso para repasar su primer año en la Casa Blanca tuvo volver sobre sus palabras: "terminaremos en una guerra, una guerra con tiros de verdad" señaló y elevó aún más la tensión con Rusia por Ucrania.

Obligado a despejar malos entendidos, que se interpretaron como una actitud "blanda" frente al Kremlin, la definición de Biden carga las tintas a solo 24 horas del encuentro entre Blinken y el ministro de relaciones exteriores ruso, Serguei Lavrov.

Armas para Ucrania

Mientras la diplomacia juega su última carta, el movimiento logístico sigue en aumento. Estados Unidos autorizó a sus socios a que envíen armamento a Ucrania. Estonia, Lituania y Letonia, ex miembros de la Unión Soviética. Ahora forman parte de la OTAN y como tal, movilizan armamento para defender a la capital Kiev y el resto de Ucrania.

Suecia, que no forma parte de la Alianza del Atlántico Norte, también tomo la decisión de desplazar tropas. El ministro sueco de defensa, Peter Hulqvist dijo: “No somos ingenuos. Está claro que hay un riesgo. No se puede descartar un ataque”.

Esta declaración tuvo una consecuencia inmediata. Suecia envío tropas para reforzar la isla de Götland, en el centro del mar báltico.

Un país que tiene en vilo al mundo

El gobierno ruso ha mantenido una acción de avance sobre la soberanía de Ucrania. Parte de su territorio está dominado por fuerzas rusas o elementos que no responden a la capital Kiev.

El gobierno de Vladimir Putin, anexó la península de Crimea en 2014, con la que se aseguró una mejor posición estratégica en el mar negro. En ese momento, Barack Obama presidía los Estados Unidos y casi no hubo respuesta por ese hecho. Joe Biden, era el vicepresidente norteamericano. Desde ese mismo año, la región limítrofe de Donbás (en Ucrania) está en manos de sectores separatistas prorrusos. Una invasión ahora, podría terminar de anexar ese territorio a la Federación Rusa.

Putin suma aliados

Mientras el presidente Biden intenta salir de la telaraña de sus palabras, Vladimir Putin espera su jugada sobre Ucrania. Lo hace sumando aliados que son ya de por sí un problema para los Estados Unidos.

El presidente de la Federación Rusa recibió a su par iraní Ebrahim Raisi. Elogió la cooperación de ambos países en la crisis de Siria y otros asuntos internacionales, entre ellos dijo que Irán jugó un papel clave en “ayudar al gobierno sirio a superar las amenazas que plantea el terrorismo internacional”. Nada más lejos de la opinión de los Estados Unidos.

Pero Joe Biden sumó otro tropiezo en horas cruciales para la paz en Ucrania ( ¿y en el mundo?).

"No hay incursiones menores ni naciones pequeñas"

Seguramente, sus palabras sobre "incursiones menores" no cayeron en el mejor momento. El propio presidente de Ucrania, Volodimir replicó por Twitter a su para norteamericano: "Queremos recordar a las grandes potencias que no hay incursiones menores ni naciones pequeñas".

A la espera de la reunión en Blinken-Lavrov, Biden se vio obligado a ratificar sus dichos.

"No hay bajas menores o poco dolor por la pérdida de seres queridos", recordó el presidente de Ucrania. Una buena frase para tener presente en la cumbre de Ginebra de este viernes y que se imponga la cordura.

FUENTE: A24