Comscore

POLICIALES

Estuvo preso tres meses en el penal por matar al volante, pero ahora quedó libre

Rodrigo Díaz (18) estuvo corriendo picadas cuando chocó con una ambulancia y causó la muerte de dos personas. Se le aplicó la culpa temeraria y quedó detenido.



En julio, el juez Pablo Ortega (que estaba en turno por feria judicial) aplicó la culpa temeraria dentro del doble homicidio culposo imputado contra el conductor de 18 años, Rodrigo Díaz, dejándolo preso en el Penal, por la muerte de Juan Carlos Oviedo y Danilo Castillo, quienes viajaban en una ambulancia. Díaz embistió a la movilidad sanitaria cuando, al parecer, corría picadas con otro vehículo. El joven recuperó la libertad luego de tres meses, por orden de la juez Eduardo Raed, subrogante del Cuarto Juzgado Correccional.

Ocurrió a primera hora del viernes 28 de junio cuando una ambulancia, en la que viajaban cuatro personas: Juan Carlos Oviedo (paciente, víctima fatal), Danilo Castillo (paciente, víctima fatal), Jorge Castillo (acompañante herido) y Oscar Cano (conductor herido) fue impactada con violencia por un automóvil Chevrolet Corsa conducido por Rodrigo Díaz (conductor responsable, herido).
Al parecer, este joven venía corriendo picadas con otros dos vehículos, un Volkwagen Gol rojo y una Renault Kangoo, conducida por Diego Artazo (20) y Gustavo Artazo (40), respectivamente. Los últimos dos sujetos quedaron en libertad después de haber sido demorados por la Policía, pero Díaz debió asumir el costo de la responsabilidad de esa culpa.
En este sentido, el juez le imputó la "culpa temeraria", que es una figura que agrava la calificación culposa, que apareció en 2017 con la reforma del artículo 84 bis. En el caso del accidente de la ambulancia hubo dos fallecidos por lo tanto existe el agravante del doble homicidio, pero además, hubo otros factores que lo marcaron así.