San Juan 8 > Espectáculos > Thiago

Por qué Thiago se enfureció con Alfa tras la eliminación de Agustín

En momentos en que Agustín abandonaba la casa tras ser el nuevo eliminado, una supuesta reacción del participante Walter Santiago provocó la furia del joven.

La noche del último domingo se vivió una nueva gala de eliminación en Gran Hermano, con un rating que superaba los 23 puntos acaparando la atención de todos los televidentes. Tal como se preveía, según el termómetro de las redes sociales de los últimos días, el eliminado fue Agustín Guardis, quien recibió el 76.47% de los votos.

Luego del anuncio de Santiago del Moro, el ahora ex participante se dirigió a la habitación a buscar su valija mientras insultaba. Antes de dejar la casa, el oriundo de La Plata habló con sus compañeros y les dijo que no tenía nada personal con ninguno de ellos, ya que siempre dijo que lo suyo era un juego. Y aseguró que era muy probable que unos días volviera a ingresar al reality gracias al repechaje.

Te puede interesar...

Fue en ese momento, apenas se cerró la puerta del patio y Agustín ya estaba afuera, cuando Thiago se acercó a increpar a Alfa, asegurándole: “Me pareció irrespetuoso que hayas aplaudido”, en tanto que el mayor de la casa solo se limitó a decir “no aplaudí”. Sin embargo, el joven continuó con su discurso, y se mostraba seguro respecto de su queja “sí, aplaudiste, de vuelta lo mismo”.

“Igualmente no estoy esperando tu aceptación o reprobación”, plantó Alfa su parecer, para que luego Thiago asegurara que “me parece irrespetuoso porque ya es la segunda vez que hacés lo mismo”, ante lo que su interlocutor expresó: “¿La semana pasada no estabas pidiendo que yo me vaya?”. El momento de tensión no pasó a mayores, y fue en ese instante en que Thiago se dirigió a la habitación, donde Marcos, el primer salvado de esta gala de eliminación, se encontraba relajado.

Allí, fue cuando Thiago continuó hablando respecto del cruce que había acabado de tener: “Yo fui sincero, no me gusta que le peguen en el piso a la gente y digo las cosas de frente, si a la gente no le gusta mi actitud me tendré que ir”, ante un Marcos en silencio, como aún tratando de digerir que se podría haber ido ese mismo día. Pero Thiago continuaba: “No lo aguanto más a Alfa, pero tengo que convivir. Lo último que vine a hacer es a jugar, vine a conocer gente, disfrutar”.

La fuerte gala de eliminación vivida el domingo había comenzada recordando la victoria de la selección argentina sobre Países Bajos, que los jugadores habían podido ver gracias a una transmisión especial con un relator exclusivamente para ellos. Por miedo a que en las transmisiones oficiales de los canales se filtrara alguna información sobre el afuera que perjudicara el normal desarrollo del programa.

Tras ello, Santiago del Moro les preguntó a cada uno de los que se encontraban nominados cómo se sentían. “Estoy nerviosa, ansiosa, anoche me costó dormir”, dijo Romina y recordó lo mucho que extraña a sus hijas. “Estoy tranquilo, con mucha seguridad”, comentó a su turno Agustín. “Esperando el momento”, comentó tranquilo Marcos. “Los domingos se me sale el corazón y nunca lo viví en carne propia”, aseguró Julieta. Finalmente, Nacho comentó: “Las ganas de estar acá nunca se van y confío en la gente”.

El primero en ser salvado de la eliminación fue Marcos, en tanto que luego fueron Julieta y Romina. Así las cosas, el final fue mano a mano entre Agustín y Nacho. “Agustín o Nacho, Nacho o Agustín, uno de ustedes va a abandonar la casa más famosa del mundo”, anunciaba el conductor. Luego de unos minutos, llegó la sentencia: “Por decisión del público, del supremo, quien abandona la casa del juego más apasionante de todos los tiempos es... Agustín”.