San Juan 8 > A un click > vacaciones

Vacaciones: cómo evitar que los chicos caigan en trampas por internet

Contraseñas fuertes, no compartir datos privados y tomar todos los recaudos al prestar el dispositivo son recomendaciones para pasar el verano online de manera segura y sin riesgos.

Las vacaciones son un momento para descansar y divertirse, pero también es importante prestar especial atención a las recomendaciones de ciberseguridad. Los menores de edad pueden estar más expuestos a los riesgos de internet durante esta época, ya que están más tiempo en línea y compartiendo información en redes sociales o aplicaciones de mensajería.

Los más chicos, a pesar de ser nativos digitales, pueden ser más vulnerables a los peligros de la web debido a su inocencia y falta de experiencia y conocimiento sobre cómo protegerse en línea.

Te puede interesar...

Es importante que los responsables de los más chicos tomen medidas para enseñar a los niños cómo protegerse a sí mismos y a sus datos mientras navegan o juegan por Internet. Aquí les compartimos unas importantes recomendaciones para que la experiencia online de los menores sea segura y fuera de peligros.

Una contraseña segura y fuerte es lo principal

Una clave segura es la primera y más importante práctica de ciberseguridad. Es fundamental explicarle a los menores que tener una contraseña fuerte permitirá que todas sus cuentas y perfiles se mantengan a resguardo. Además, cambiarlas a menudo le agrega una nueva capa de seguridad y es lo recomendable para evitar hackeos, accesos no autorizados y la pérdida de contenidos alojados en videojuegos, por ejemplo.

La contraseña la puede crear un familiar adulto o se puede armar entre ambos. Se recomienda no usar una sola palabra sino implementar freses cortas y combinar con alguna mayúscula e incluir números. Una clave que sea una oración simple y contenga caracteres especiales será fuerte y fácil de recordar para los más chicos.

Por último, agregar un segundo factor de verificación, como un mensaje a un celular, no solo complementará la seguridad, sino que también notificará al responsable del menor cuando alguien quiera o intente acceder al perfil o cuenta.

Es fundamental también conversar con los menores y dejar en claro que la contraseña no se comparte con nadie y que ni las empresas de redes sociales, ni personal de firmas de juegos, solicitan nunca las claves de acceso.

El valor de la información privada

Los datos personales y la información privada son algo muy valioso que los hackers siempre tratan de conseguir. Es importante charlar con los chicos para dejar en claro los riesgos de compartirlos y darlos a conocer en Internet.

La información es personal y nadie más puede saberla, por lo que no es recomendable revelar datos privados, incluso a amigos en las redes sociales, por ejemplo. Las empresas y los hackers pueden acceder a muchos datos a través de posteos en las plataformas o comentarios, por lo que hay que tener cuidado qué es lo que comparte.

Cibereducación

Los más chicos deben aprender a no abrir enlaces enviados por terceros, no revelar información privada, no entrar en sitios sospechosos o no permitidos para su edad. Es fundamental que haya buena comunicación entre los menores y sus responsables adultos. Es necesario, además, que haya confianza pero también supervisión. Una buena práctica es conversar diariamente sobre las experiencias online y los sitios visitados.

No prestar el celular sin supervisión

Los chicos suelen compartir dispositivos para jugar o para ver videos en Internet. Esta práctica puede ser peligrosa si se presta el celular o la tableta a desconocidos: sin que el menor lo note, un extraño puede tomar datos valiosos con tener en sus manos el dispositivo unos segundos. Por esta razón, nunca se debe compartir el celular con ningún desconocido y los mayores deben estar atentos a esta práctica.

Evitar las interacción con extraños

Tal vez uno de los mayores peligros a los que están expuestos los menores es la interacción con los desconocidos. Así como se los educa que no deben recibir nada de un extraño en la calle o subirse a un auto de otra persona, también se les debe dejar claro que en Internet hay gente que buscará hacerles daño, robar información o pergeñar estafas.

Es importantísimo explicarles qué son el grooming y los alcances del ciberacoso, que muchos adultos se intentan contactar con menores ocultando su identidad y su edad, y de ninguna manera compartir fotos ni datos personales.

FUENTE: TN