San Juan 8 > A un click > mujer

Una mujer ofrece a su esposo en alquiler por $13 mil la hora

La idea surgió cuando ella escuchó un podcast y ahora ya tienen la agenda completa hasta mediados de noviembre.

Una mujer decidió alquilar a su marido a otras mujeres para que hiciera trabajos ocasionales en sus casas por 45 dólares la hora (unos 13 mil pesos) o 283 dólares al día (algo más de 80 mil). La novedosa iniciativa corrió por cuenta de Laura Young, una mujer británica de 38 años que le dio forma a la idea tras escuchar un podcast que contaba cómo un hombre se ganaba la vida armando muebles planos para otras personas.

Laura, madre de tres hijos, comenzó a ofrecer los servicios de su esposo James a través de publicidades en Facebook y en la aplicación Nextdoor, donde destacaba las habilidades del hombre: bricolaje, pintura, decoración, embaldosado y colocación de alfombras.

Te puede interesar...

Por su parte, James, de 42 años, no esperó mucho para tener a su primer cliente: un día después, una mujer lo contrató, y en poco tiempo más, llegó a trabajar seis días a la semana de 9 a 20.

marido de alquiler.jpg

“Rent My Handy Husband”, tal es el nombre del emprendimiento, llegó a tener tanto que éxito que su agenda está completa hasta mediados de noviembre.

Qué tareas cumple este marido de alquiler

Los trabajos incluyen desde ayudar a colocar un televisor o cortinas hasta reconstruir una pared, y está disponible para ser contratado tanto por hombres como mujeres.

Mientras James maneja la parte laboral, Laura se encarga de administrar las redes sociales y el sitio web. De cara a las fiestas de fin de año, la pareja añadió un nuevo servicio: ofrece instalar luces festivas, tanto en el interior como en el exterior.

“Nunca esperé que el negocio despegara tanto como lo ha hecho. Solo llevamos cuatro meses y llegó a un punto en el que entraban tantos pedidos que James trabajaba seis días a la semana”, contó la mujer que alquila a su marido.

“Tuvimos que empezar a rechazar trabajos y reducir nuestro horario, así que ahora lo hacemos de lunes a viernes de 9 a 17”, reveló.

Cómo nació la idea

James tuvo que dejar su trabajo en un almacén para cuidar junto a su esposa de sus tres hijos, dos de los cuales tienen autismo.

Incluso, James también fue diagnosticado como autista hace cuatro años, aunque siempre pudo concentrarse en tareas como la construcción. “Él es realmente bueno construyendo cosas y no se molesta con las instrucciones”, afirmó la mujer. “Por lo tanto, pensé que esto sería algo que él podría hacer”, agregó.

“Tiene una mente muy metódica y puede pensar ‘fuera de la caja’. Él ve las cosas de manera diferente”, señaló la mujer, quien para concluir volvió a referirse al hecho que motivó el emprendimiento.

“Sabemos lo que es ser padres de niños con necesidades especiales y sabemos lo que es luchar por el dinero o tener que ahorrar”, aseguró.