San Juan 8 > A un click > sol

Revelan cuándo será el inminente final del Sistema Solar

Especialistas realizaron investigaciones al respecto de cómo terminará el sol su historia.

El medio digital australiano Science Alert, especializado en ciencia y tecnología, compartió un interesante artículo donde expone que nuevas investigaciones señalarían el inminente final de nuestro sistema solar. En este sentido, los científicos han hecho predicciones sobre cómo serán los últimos días de nuestro Sistema Solar y cuándo sucederá.

Te puede interesar...

Hasta hacer relativamente poco, los especialistas pensaban que el Sol se convertiría en una nebulosa planetaria, una burbuja luminosa de gas y polvo cósmico. Sin embargo, un equipo internacional de astrónomos lo investigó nuevamente y descubrió que el sol se transformará en una nebulosa planetaria.

La hora final

El Sol tiene unos 4.600 millones de años, calculado sobre la edad de otros objetos del Sistema Solar que se formaron aproximadamente al mismo tiempo. Basándose en el desenlace de otras estrellas, los astrónomos predicen que llegará al final de su vida útil en 10.000 millones de años más.

Según se pudo comprobar, en unos 5.000 millones de años, el Sol se convertirá en una gigante roja. Esto quiere decir que el núcleo de la estrella se encogerá, pero sus capas exteriores se expandirán hasta la órbita de Marte, destruyendo nuestro planeta en el proceso.

Si bien este escenario parece devastador, muchos científicos coinciden en afirmar que la raza humana ya no existirá para ese momento. De hecho, a la humanidad solo le quedan alrededor de mil millones de años a menos que encontremos una forma de vivir fuera de nuestro mundo.

Según explican los expertos de Science Alert., el brillo del Sol aumenta aproximadamente un 10 por ciento cada mil millones de años. Aunque no parezca mucho, esta será la causa del fin de la vida en la Tierra. Nuestros océanos se evaporarán y la superficie se calentará demasiado para que se forme agua.

Es lo que viene después de la gigante roja lo que ha resultado difícil de precisar. Varios estudios previos han encontrado que, para que se forme una nebulosa planetaria brillante, la estrella inicial debe haber tenido hasta el doble de masa que el Sol.

Sin embargo, el estudio de 2018 utilizó modelos informáticos para determinar que, al igual que el 90 por ciento de otras estrellas, es más probable que nuestro Sol se reduzca de gigante roja a convertirse en una enana blanca y luego termine como una nebulosa planetaria, dice Science Alert.

"Cuando una estrella muere, expulsa una masa de gas y polvo, conocida como su envoltura, al espacio. La envoltura puede tener hasta la mitad de la masa de la estrella. Esto revela el núcleo de la estrella, que en este punto de la vida de la estrella está funcionando. Sin combustible, eventualmente se apaga y finalmente muere", explicó el astrofísico Albert Zijlstra de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, uno de los autores del artículo.

"Es solo entonces que el núcleo caliente hace que la envoltura expulsada brille intensamente durante unos 10.000 años, un breve período en astronomía. Esto es lo que hace que la nebulosa planetaria sea visible. Algunas son tan brillantes que se pueden ver desde distancias extremadamente grandes que miden decenas de millones de años luz, donde la estrella misma habría sido demasiado débil para verla".

Nebulosas planetarias

Las nebulosas planetarias son relativamente comunes en todo el Universo observable, con algunas famosas que incluyen la Nebulosa de la Hélice, la Nebulosa del Ojo de Gato, la Nebulosa del Anillo y la Nebulosa de la Burbuja, informa Science Alert.

Se llaman nebulosas planetarias no porque realmente tengan algo que ver con los planetas, sino porque, cuando William Herschel descubrió las primeras a fines del siglo XVIII, tenían una apariencia similar a los planetas a través de los telescopios de la época.