San Juan 8 > A un click

Qué hay de verdadero en los 8 vasos de agua que se deben tomar por día

El agua es esencial para la supervivencia, pero 1 de cada 3 personas en todo el mundo (2200 millones de individuos) carece de acceso a agua potable segura. Los requisitos de ingesta de agua reflejan en gran medida el recambio de agua (WT), es decir la cantidad de agua utilizada por el cuerpo cada día.

La regla de oro de tomar ocho vasos de agua para mantenerse hidratado y saludable es un concepto que varios científicos cuestionan. Según estudios recientes esta indicación no debe ser universal ni aplicarse sin tener en cuenta la características de cada persona, ya que puede ser excesiva para la mayoría de los individuos.

Te puede interesar...

La sugerencia se ha convertido en sabiduría aceptada y, a menudo, aparece en las guías de salud . El último trabajo, sin embargo, el estudio más riguroso hasta la fecha sobre la rotación del agua, revela que las personas tienen una amplia gama de ingesta. Muchas personas solo necesitan alrededor de 1,5 a 1,8 litros al día, menos de los dos litros que normalmente se recomiendan, sugiere la investigación.

El agua es esencial para la supervivencia, pero 1 de cada 3 personas en todo el mundo (2200 millones de individuos) carece de acceso a agua potable segura. Los requisitos de ingesta de agua reflejan en gran medida el recambio de agua (WT), es decir la cantidad de agua utilizada por el cuerpo cada día.

Este nuevo estudio global sobre las necesidades humanas de agua mostró cómo la renovación de este líquido utilizado por el cuerpo a diario difiere y está determinada por una variedad de factores de cada persona. Los científicos publicaron los resultados de sus estudios en la revista Science encabezados por el investigador Yamada Yosuke de los Institutos Nacionales de Innovación Biomédica, Salud y Nutrición de Japón, junto a otra veintena de especialistas de los Estados Unidos, Gran Bretaña y los Países Bajos.

Si bien los datos sobre el consumo y la renovación de agua son fundamentales para la toma de decisiones de salud mundial y la planificación de las necesidades futuras de agua, algunas recomendaciones para la ingesta humana de este líquido fundamental se basan en datos autoinformados, que pueden ser variables.

Yamada y el equipo que lo secundó midió la renovación del agua y el agua corporal total de 5604 personas, con edades comprendidas entre los 8 días y los 96 años, de 26 países de todo el mundo. Su método pidió a los participantes que bebieran una pequeña cantidad enriquecida con deuterio, rastreando la pérdida de deuterio para evaluar la renovación del agua y su dilución para estimar el agua corporal total.

Los investigadores confirmaron que el tamaño y la composición corporal, las variables climáticas, el embarazo, y el gasto de energía se correlacionaron con la renovación del agua.

Encontraron que las personas en países con un índice de desarrollo humano bajo (determinado por cuestiones como la educación, los ingresos y la esperanza de vida) tenían una rotación de agua más alta que aquellos con un índice medio o alto, incluso cuando se tienen en cuenta otras variables ambientales y fisiológicas.

Un cálculo universal

Con base en los datos relevados, los investigadores también desarrollaron una ecuación que se puede usar para predecir el uso de agua de un individuo. Los científicos encontraron que la renovación de agua (la cantidad de agua que usa el cuerpo cada día) era un promedio de 4,2 litros para los hombres de 20 a 35 años y de 3,3 litros para las mujeres de 30 a 60 años. Estos números muestran el uso del agua en el cuerpo que difiere del consumo recomendado.

Indicaron que este proceso fue menor para las personas mayores, y también variaba según factores como el clima y la altitud.

Además, los investigadores descubrieron que si se duplica la energía que utiliza una persona, su consumo diario de agua aumentará en aproximadamente un litro. Cincuenta kilos más de peso corporal añaden 0,7 litros al día.

Un aumento del 50% en la humedad aumenta el consumo de agua en 0,3 litros. Los deportistas utilizan aproximadamente un litro más que los no deportistas.