San Juan 8 > A un click > psicóloga

La historia de la psicóloga que descuartizó a su marido y lo esparció por varios lugares

La mujer fue noticia en 2014, cuando en México asesinó a su pareja. Fue condenada a 46 años y seis meses de prisión.

María Alejandra Lafuente Casco, la psicóloga mexicana que fue noticia en 2014 por asesinar a su marido y descuartizarlo con una motosierra, fue condenada esta semana a 46 años y seis meses de prisión, según informaron medios locales.

Lafuente Casco fue encontrada culpable de los delitos de homicidio en razón de parentesco calificado y contra el respeto a los cadáveres o restos humanos. La mujer también deberá pagar la reparación del daño y gastos funerarios, y le suspendieron sus derechos políticos y beneficios, como la suspensión condicional de la pena.

Te puede interesar...

Drogó, asesinó y descuartizó a su pareja

De acuerdo con la investigación, María Alejandra, conocida como “La Ale”, mató y mutiló a su pareja Allan Carrera Cuellar entre el 5 y 6 de noviembre de 2014 en un domicilio del barrio de Tlalpan.

Según indicó el diario El Universal, para facilitar el crimen, primero drogó a su víctima con benzodiacepina y luego lo mató con un arma punzocortante. La Fiscalía de la Ciudad de México comprobó que, luego de asesinar a Carrera Cuellar, la psicóloga puso su cadáver en el piso y, con la ayuda de una motosierra, lo descuartizó.

Los restos de Carrera Cuellar aparecieron en varios barrios de la Ciudad de México

Tras desmembrar el cuerpo, colocó en distintas bolsas las partes y las abandonó en calles de varios barrios de la Ciudad de México. El 6 de noviembre fue encontrado el torso del hombre en la esquina de las calles Anáhuac y Quintana Roo. A su vez, ese mismo día, se localizaron las extremidades superiores e inferiores, sin manos ni pies, en otra zona de la ciudad.

La cabeza y las manos de Carrera Cuellar fueron luego encontradas en su casa, escondidas en el interior de bolsas plásticas. Los agentes también hallaron en el domicilio una motosorierra y manchas de sangre y cortes en la superficie de un colchón y de una alfombra.

Aunque al principio Lafuente Casco declaró en calidad de testigo, comenzó a contradecir sus relatos y levantó las sospechas de los investigadores. Luego descubrieron que enviaba mensajes desde el celular de su esposo para que su familia creyera que estaba vivo y no denunciara su desaparición.

Lafuente Casco tenía antecedentes por intento de asesinato

Según indicó el diario Excelsior, la psicóloga contaba con antecedentes por intento de homicidio a otra expareja.

De acuerdo con los expedientes, en el 2011, Lafuente Casco fue consignada por la Fiscalía de Homicidios de la Procuraduría capitalina por el delito de tentativa de homicidio, contra su anterior pareja.

La investigación reveló que, tras una discusión, ella le clavó un cuchillo en el abdomen. El hombre sobrevivió y denunció la agresión.

En esa ocasión, Lafuente Casco fue absuelta por un juez penal, luego de acreditar legítima defensa, al argumentar que su pareja la golpeaba.