San Juan 8 > San Juan > bicentenario

Por primera vez alumnos de la Escuela Braille disfrutaron del Bicentenario

Las personas con discapacidad tuvieron un despliegue especial de actividades en el Teatro del Bicentenario.

Alumnos de las Escuela Braille participaron esta mañana de la primera Visita Táctil en el Teatro del Bicentenario, en el marco de la primera obra accesible "El Hombre que Perdió su Sombra".

Una veintena de chicas y chicos de la Escuela Braille participaron de la primera Visita Táctil que se realizó hoy en el Teatro del Bicentenario, en el marco de la primera obra accesible del TB "El Hombre que Perdió su Sombra”, presentada por el complejo dependiente del Ministerio de Turismo y Cultura.

Te puede interesar...

La propuesta consistió en brindar a un grupo de personas con discapacidad visual, de entre 7 y 20 años, una experiencia artística única, para explorar y recorrer con sus manos todos los elementos que interactúan en la obra con los actores.

Todo esto les permitió imaginar qué sucedería en escena un par de horas después en la función. Muy temprano, pasadas las 8, el grupo comenzó la visita en el Hall, desde donde partieron al Foyer y luego a la Sala Principal, guiados por el equipo del Teatro del Bicentenario, quienes contaron sobre las características arquitectónicas y técnicas de la Sala, y luego, junto a sus acompañantes, subieron al escenario donde los esperaba parte del vestuario, la escenografía y hasta los intérpretes de la obra. Allí se interiorizaron sobre todos los detalles de la obra.

Viviana Susena, del Programa de Accesibilidad Cultural del Ministerio de Cultura de la Nación, acompañó y asesoró la visita táctil por el TB, facilitando el recorrido.

Mientras algunos chicos podían acariciar el plumoso tapado del ‘Hombre gris’, otros pudieron reconocer con sus manos la silueta del caballo de madera que usa el protagonista de la obra, Peter, o bien sentarse en el suave sillón de pana que está en escena.

Los visitantes pudieron escuchar las voces de los actores, para reconocerlos en escena, y también les contaron cómo serían sus movimientos. Sorprendidos, contentos y sonrientes, los chicos terminaron una experiencia que fue intensa y desafiante para el grupo.

Por primera vez en la historia del coloso sanjuanino, personas con discapacidad pudieron disfrutar de una propuesta artística personalizada. Así, se materializó el gran esfuerzo y trabajo puesto por el equipo del TB junto al Teatro Nacional Cervantes y con el acompañamiento del Ministerio de Cultura de la Nación, para facilitar el acceso a la cultura y el arte como un Derecho Humano.