"
San Juan 8 > San Juan > Pepe Di Paola

El padre Pepe Di Paola visitó el Servicio Penitenciario

Junto a las autoridades del Servicio Penitenciario dialogaron sobre las actividades que se realizan para las personas privadas de su libertad.

Este sábado, el Padre Pepe Di Paola visitó el Servicio Penitenciario y dialogó junto a las autoridades sobre las distintas actividades que se realizan para las personas privadas de su libertad con el objetivo de proveerles oportunidades en la sociedad una vez cumplida sus condenas. En este sentido, el Padre resaltó que "la fe es el motor de la vida, el camino para construir la esperanza y una proyección al futuro".

Durante el recorrido guiado por las autoridades del Servicio Penitenciario, el Padre Pepe conoció los diferentes talleres. Allí, las personas en contexto de encierro tienen la oportunidad de desarrollarse en los ámbitos laboral, educativo, deportivo y cultural con sus respectivos trabajos que llevan a cabo en el día a día.

Por su parte, el director del Servicio Penitenciario, Adriel Fernández, comentó que “estamos trabajando fuertemente en evitar tener tiempo ocioso en las personas que están privadas de libertad, fomentando y focalizando en proyectos educativos y de capacitación permanente. Por eso agradecemos al Padre Pepe por la visita y la bendición a estos espacios de trabajo que brindan formación educativa, deportiva y oficios para su futuro”.

Te puede interesar...

Asimismo, el Padre Di Paola agregó que “me llevo un encuentro positivo con el Servicio Penitenciario y destaco lo que realizan en las labores y oficios que ayudan a que alguien que está privado de libertad aprenda y pueda salir con herramientas para el día de mañana”.

Cabe resaltar que el Padre Pepe Di Paola o también conocido como “Cura Villero” por su trabajo a cargo de la Parroquia de la Villa 21, creó el Hogar de Cristo, un programa de recuperación de las adicciones. En esta lucha, trabaja hace 30 años contra el flagelo de drogas y los narcotraficantes. Conoce como pocos los sectores más vulnerables de la sociedad, teniendo empatía y llegada con la gente.

Además, en sus inicios acompañaba al entonces arzobispo Jorge Bergoglio y su misión de transitar la provincia de Buenos Aires, haciendo mella en las zonas más pobres para tener una mirada completa de lo que se vivía.