San Juan 8 > San Juan > donar

Donar nos une: "Me dijeron que tenía un hermano en Buenos Aires"

Faustino Varas, fue trasplantado del riñón el 30 de mayo del 2021, el día que se conmemora la donación de órganos y tejidos. Cada vez que recuerda ese momento se emociona y agradece a su donante.

El 30 de mayo del 2021, es una fecha especial para Faustino Varas, ese día fue trasplantado del riñón, el mismo día que se conmemora el “Día Nacional de la donación de órganos y tejidos”. Es imposible no emocionarse y recordar una frase que le dijeron durante su recuperación: “Usted tenía un hermano en Buenos Aires”.

Todo comenzó un día antes, el 29 de mayo. A primera hora una llamada de su médico de cabecera le advertía que tenía que hacerse un PCR, estábamos en pandemia, porque estaba en lista de espera y tenía que estar preparado por si debía viajar al hospital Español, de Mendoza, para su trasplante.

Te puede interesar...

Faustino Varas - paciente trasplantado.jpeg

Faustino se dializaba desde hacía tres años. El único riñón que le funcionaba había dejado de hacerlo y la única forma de seguir era con diálisis. Al poco tiempo ingresó en lista de espera.

Cuando habla de esa etapa siempre repite que él sabía en su interior que no se iba a dializar el resto de su vida. Esa esperanza de encontrar un donante es lo que lo empujaba a ir a sus sesiones tres veces por semana y lo levantaba a seguir cuando tenía días malos. “Yo lo tomé como que iba a mi trabajo”, comenta.

Ese día llegó el 29 de mayo del 2021, los médicos le avisaron que estaba tercero en la lista de posible receptor. Debían hacer las pruebas de compatibilidad y lo iban a mantener informado conforme salgan los resultados.

Con la tranquilidad que lo caracteriza, esperó. Para la familia era una revolución ¿se ilusionaban o no?. Sobre el mediodía ya estaba segundo, pero luego vinieron horas de silencio. Cuando ya caía la noche, y las esperanzas, llegó el llamado de la vida. “Tiene que viajar a Mendoza. Es compatible con el donante y mañana a las 8 es el trasplante”, fueron más o menos las palabras del médico.

Y así fue, el 30 de mayo ingresó al quirófano lleno de esas esperanzas que lo acompañaban en sus diálisis. La operación duró unas 6 horas. Una vez en la habitación cuando la anestesia comenzó a irse llegó la hora de emoción. Los primeros días fueron determinante, los nuevos órganos tenían que adaptarse al cuerpo y comenzar a funcionar. Fueron días de espera y ansiedad, hasta que 15 días después, llegó el alta hospitalaria. Todo estaba funcionando bien.

“El médico me dijo, usted tenía un hermano en Buenos Aires. La compatibilidad con su donante es como si fuera de un pariente”, contó Faustino que agradece todos los días a su donante, a los médicos y a quienes fueron parte en este proceso.

Hoy celebra su primer aniversario de trasplantado. Recibió saludos de muchas personas y no puede evitar emocionarse. “Parece un sueño”, dijo. Sin dudas, donar es vida y donar es unir vidas.

En San Juan, actualmente, 150 personas esperan un trasplante de riñón y 50 un trasplante de córneas.