San Juan 8 > Policiales > COVID-19

Le dieron 5 años de cárcel al ladrón que salió del penal e intentó robarle a una mujer con COVID-19

El hecho ocurrió el martes, pero la Justicia resolvió agrandarle la pena con cumplimiento efectivo al ladrón que casi se contagia de COVID-19 por robar.

El martes pasado se conoció la noticia de un ladrón que había salido de la cárcel con el beneficio de salidas transitorias y se dirigió a la vivienda del barrio Los Álamos II con intensiones de robar. Lo que no sabía el hombre era que la víctima tenía COVID-19 y que lo iba intentar perseguir.

Te puede interesar...

Así sucedió a las 7.45 de ese martes, cuando Alejandro Rodrigo Paez ingresó a la vivienda de la paciente de coronavirus. Como la mujer salió a su encuentro e intentó detenerlo; y luego fue aprehendido por la policía, el sujeto se sometió a un nuevo juicio abreviado.

Se acordó con la defensa la pena de 3 años de prisión de cumplimiento efectivo, más la unificación de la condena anterior, quedando la pena única de 5 años y 11 meses de prisión efectiva.

Paez y otro sujeto no identificado escalaron una medianera para ingresar al domicilio de la víctima, en Barrio Los Álamos II, Rivadavia. Allí procedieron a cargar en un bolso dos notebooks, un cable adaptador de una de ellas, un estuche rojo con sacacorcho y elementos afines, su billetera, y además tomaron una bicicleta, todo propiedad de la víctima.

La víctima, que se encontraba en su domicilio en reposo, comenzó a escuchar ruidos extraños, y cuando se levantó alcanzó a divisar los malhechores, quienes rápidamente se dieron a la fuga, saliendo por la puerta de la casa hacia la calle.

Lo curioso fue que la víctima comenzó a seguirlos en su auto. El sujeto no identificado logró escapar, mientras que Páez, quien se fugaba en la bicicleta hurtada, fue alcanzado por la víctima. Esta le cruzó el auto, y Páez se bajó de la bicicleta y quiso escapar intentando escalar la pared de otro domicilio, pero fue aprehendido por civiles vecinos de la cuadra.

Por llamada al 911 se hizo presente personal de policía motorizada y de comisaría 13 quienes efectivizaron la aprehensión, y contactaron al ayudante fiscal, quien se apersonó en el lugar del hecho para impartir las directivas legales.

Previa comunicación con el fiscal en turno, Pablo Martín, se dispuso que la víctima no firme el acta al ser paciente COVID-19 positivo. Y al haber ingresado el aprehendido a su domicilio estando en contacto con los efectos de la víctima, se dispuso su traslado a comisaría 36 garantizando la activación de protocolos sanitarios.