Policías muertos por accidentes
Martes 17 de Julio de 2018

La estrategia de defensa que utilizará el policía alcoholizado que atropelló y mató a una colega

Este miércoles declararía ante el juez tras chocar con su camioneta a una agente que viajaba en moto, dejándola agonizando en el piso y con 3,5 puntos de alcohol en sangre. Según la defensa, no se abstendrá sino que le contará al magistrado su versión de los hechos.

/// Por Bárbara Ardanaz


A una semana del aberrante accidente fatal protagonizado por dos integrantes de la Policía de San Juan, el conductor de la camioneta prestaría declaración indagatoria. Se espera que en la mañana de este miércoles se presente ante el juez para dar su versión de los hechos. No se abstendrá, sino que tendrá delineada una estrategia basada en que "la alcoholemia no le atribuye culpabilidad en el accidente".

En la noche del pasado miércoles, la agente Johana Maribel Verón iba en moto a relevar a una compañera a la subcomisaría Villa Hipódromo, cuando una Volkswagen Amarok la embistió y murió en el lugar. Claudio Díaz, agente de la Unidad Operativa Centenario de Chimbas y conductor de la camioneta la dejó tirada y se fue a la empresa Juan Gas, donde se dirigía a realizar un adicional. Tras un llamado al 911 de su compañero, efectivos lo detuvieron y le hicieron el dosaje, el cual arrojó que tenía 3,5 puntos de alcohol en sangre, es decir, 6 veces más de lo permitido al volante.


Mañana será trasladado desde la Central de Policía donde está detenido a Tribunales para presentarse a indagatoria frente al juez del Primer Juzgado en lo Correccional, Eduardo Agudo. Según contó su abogado Juan Carlos González Riutort a sanjuan8.com no se abstendrá de declarar, sino que contará su versión de los hechos.


Díaz manifestó a su defendido que está bajo tratamiento psiquiátrico y consume pastillas recetadas y aquella noche las mezcló con alcohol que ingirió en una cena. Al sentir que no estaba en condiciones de ir a relevar a su compañero y hacer el adicional, se dirigió a la empresa para hablar en persona con él y explicarle la situación.


Una vez en la camioneta, condujo por el anillo interno de avenida Circunvalación y antes de llegar a San Lorenzo "sintió un impacto" al que no le dio mayor importancia y continuó viaje. Una vez que arribó a la empresa –según la estrategia de defensa- se dio cuenta de lo que hizo y le pidió a su compañero que llamase al 911. Este llamado será la prueba que presentará el abogado de que no quedarse en el lugar del accidente no fue con el fin de lograr una impunidad al huir. Sin embargo, otras versiones de la tragedia aseguran que su compañero fue quien advirtió su estado de ebriedad y llamó a la Policía.


Por otro lado, argumentará que el hecho de que tenía un elevado valor de alcohol en sangre al momento del accidente es una contravención al Código de Faltas, que excluye la prisión porque la alcoholemia no le atribuye culpa en el accidente, sino cómo se produjo, según informó el letrado.


Extraoficialmente, se estima que será imputado por Homicidio Culposo agravado por abandono de persona, incumplimiento de los deberes de funcionario público y su estado de alcoholemia. Sin embargo, si la defensa encuentra la oportunidad, presentará mañana mismo el pedido de excarcelación para que se le corra vista al fiscal. Pero, si la pena mínima al delito que se le imputará es superior a los 3 años de prisión, no podrá utilizar el recurso y Díaz continuará detenido hasta que el juez resuelva su situación procesal.


Según su abogado, esa noche Díaz fue sin el uniforme ni su arma reglamentaria a la empresa donde trabajaba, porque su objetivo era convencerlo a su compañero de que lo relevara. "Está en estado de shock, muy dolido por lo sucedido y no se acuerda de nada. Tiene 10 años de ejercicio en la Fuerza y un legajo intachable", culminó González.

Comentarios