San Juan 8 > País > Fernando Sabag Montiel

Qué dice el perfil criminalístico de Fernando Sabag Montiel

El hombre, de 35 años, intentó matar de un disparo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Fernando Sabag Montiel, el hombre de 35 años que intentó asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el pasado 1 de septiembre, fue sometido a una serie de entrevistas para confeccionar un perfil criminalístico, el cual arrojó que tiene una personalidad "narcisista" y que se compara con el expresidente sudafricano Nelson Mandela.

Se trata de un informe que lleva la firma de médicos legistas, psicólogos, psiquiatras y otros expertos que integran la Policía Federal Argentina (PFA), y que fue elaborado en presencia de peritos de la querella, según informó Télam este sábado.

Te puede interesar...

El estudio, que tiene por objetivo poder meterse dentro de la mente del criminal para analizar sus actos, determinó que Sabag Montiel tiene una personalidad "narcisista", que en su actitud se destaca la "pedantería" y la "vanidad", y que su discurso es "engorroso, extravagante y tedioso", según pudo reconstruir la agencia de noticias de fuentes con acceso al expediente.

"El acto fue simple. Es más simple de lo que todos creen. No me dijo nadie. No tiene tanta mística, yo estoy tranquilo ahora", afirmó Sabag Montiel según surge del informe que fue requerido por el fiscal Carlos Rívolo en el marco del expediente que tramita ante el juzgado de la jueza María Eugenia Capuchetti.

Su referencia al intento de magnicidio llama la atención dado que hasta el momento Sabag Montiel nunca quiso declarar en indagatoria -el principal acto de defensa- y solo se había limitado a decir: "Brenda (Uliarte) no tuvo nada que ver y yo tampoco", en referencia a su pareja, procesada como coautora del homicidio en grado de tentativa.

A saber, las expresiones vertidas en el informe no tienen valor de confesión, pero podrían servirle al Ministerio Público Fiscal -que fue quien lo solicitó- cuando el caso llegue a juicio oral para referirse a los rasgos de personalidad del acusado.

¿Qué dice el perfil criminalístico de Fernando Sabag Montiel?

El informe dice que "el sujeto conoce la prohibición de la norma", es decir que tiene claro cuáles son las acciones que implican la comisión de delitos, pero que "no la cumple por estar convencido de su acto" que tiene que ver con "hacer justicia": conoce la criminalidad del acto que se le endilga y "no sufrió merma alguna" en sus capacidades mentales.

Los peritos que elaboraron el perfilado destacaron que, en el intento de autojustificar el hecho por el que se encuentra detenido, Sabag Monitel utilizó las frases "ajusticiar a una chorra" y "provocar una reacción en el pueblo".

Además, Sabag Montiel definió su actual estado de detención como "un aprendizaje". "Para mi estar acá es un aprendizaje para poder tener introspección y analizar. Esto es un aprendizaje", afirmó el imputado.

Según el informe, el hombre de 35 años "cree que si bien la justicia es divina él paga por los errores de los demás y por los propios" y "se equipara con (Nelson) Mandela en su condición de recluso político".

En el análisis integrativo de la evaluación psicodiagnóstico de los peritos, se sostiene que su personalidad es la de quien busca impresionar a los observadores; mientras que en el pasaje referido a sus ideas políticas se señaló que no mantuvo ideas políticas en particular y que odia a toda la política.

El informe lo coloca como una persona con "normal" capacidad de atención cuyo curso de pensamiento es también "normal" con "tendencia marcada a la disgregación" y sostiene que tiene ideas fijas en temas de salud, con carácter hipocondríaco y mágico (hace referencia a que un cura le tocó el pecho y eso tendría algún efecto).

Télam pudo saber además que el perfilado realizado sobre Brenda Uliarte, detenida y procesada como coautora del intento de magnicidio, arrojó menos información porque ella adoptó una actitud poco colaborativa con los peritos, aunque se concluyó que atraviesa un cuadro depresivo.

Los perfilados fueron realizados con la aceptación de las respectivas defensas oficiales de los imputados, mientras que en el caso Nicolás Gabriel Carrizo, supuesto jefe de ambos en el emprendimiento de venta de copos de nieve y procesados en la causa como partícipe secundario, rechazó que se lo hicieran.