San Juan 8 > País > combustibles

Este sábado suben los combustibles, si el Gobierno incrementa los impuestos

Es por la actualización de impuestos vinculada a la inflación de 2021. Sería desde el sábado 1 de octubre.

Un nuevo aumento de la nafta y el gasoil (combustibles líquidos) se cocina al calor de la inflación, no de la presente sino de la de 2021, cuando el índice de precios corría a menor ritmo.

Desde este sábado 1 de octubre suben los impuestos a los combustibles, según lo establecido por el Decreto 561/2022, firmado el 30 de agosto por el presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y el ministro de Economía, Sergio Massa, recordó el portal Surtidores.

Te puede interesar...

Si no hubiera una postergación, como viene sucediendo desde mediados del año pasado, esto impactará en el precio de la nafta y el gasoil.

Lo que ahora se actualiza es el monto de los impuestos a los combustibles que corresponde por la inflación del primer y segundo trimestre de 2021, que acumuló 25,3% en aquella ya lejana primera mitad del año pasado. El mismo decreto establece que a partir del 1 de enero de 2023 se trasladará la evolución de los precios del segundo semestre de 2021 y todo 2022.

Según un informe de Energy Consilium, la consultora del ex ministro de Energía Juan José Aranguren, las naftas treparían en todo el país (excepto la Patagonia, liberada de este tributo) al menos $ 4,90 por litro, mientras que el diésel tendría un alza de $ 3,30 en esta ocasión.

Esto sucederá si las refinadoras como YPF, PAE - Axion, Raízen - Shell y Trafigura - Puma Energy deciden no absorber el incremento de sus costos.

IMPUESTOS A LOS COMBUSTIBLES

Los impuestos a los combustibles recaudaron en los primeros ocho meses de 2022 un total de $ 258.695 millones, un 21,6% más que en el mismo período del año anterior en términos corrientes; es decir, una enorme pérdida real.

De acuerdo a la lectura que hicieron en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), "desde 2018 el impuesto se aplica mediante una suma fija que requiere su actualización trimestral y desde junio de 2021 se mantienen los mismos montos por unidad de medida (en su mayoría, litro de combustible) a pesar de que la Nafta Súper y el Gas Oil grado 2 han aumentado sus precios en los últimos 12 meses 45,6% y 60,4%, respectivamente".

"Esto implica una pérdida real en términos de recursos fiscales, dado que para un determinado volumen de ventas, el aumento en sus precios no se traslada a un aumento en la recaudación. Este sacrificio fiscal surge por la decisión política de amortiguar el impacto del aumento en los precios de los combustibles", señalaron.

Un informe de la consultora Economía y Energía, que dirige Nicolás Arceo, encontró que el Estado nacional se perdió de recaudar el equivalente a 1770 millones de dólares este año por la postergación de los aumentos de impuestos a los combustibles.