Comscore

SAN JUAN

¿Pablo Flores favoreció intencionalmente al profesional acusado de abuso?

Al magistrado se le prescribió el año pasado una causa contra el médico Carlos Martínez. Este miércoles se conoció un dato que despierta sospechas: antes había sido su abogado defensor en un proceso de similares características.

El caso del ginecólogo investigado por múltiples abusos sexuales se parece cada vez más a una caja de pandora, con ribetes que son verdaderamente increíbles. Primero se supo que al juez Pablo Flores le prescribió una causa contra el médico en el año 2013 y ahora se conoció que antes, cuando aún no era magistrado, fue designado como su abogado defensor en un proceso penal por tocamientos a una paciente. El dato deja más complicado al titular del Segundo Juzgado de Instrucción, ya que abre el interrogante de si a la causa de hace 5 años la dejó vencer para darle "una mano" al profesional. Entre la semana pasada y esta, contra el ginecólogo Carlos Martínez ingresaron 13 denuncias (10 en la ciudad y 3 en Jáchal) de algunas de sus pacientes que afirman haber sido abusadas. Para el médico no es una situación nueva, ya que en el pasado tuvo dos denuncias por el mismo motivo.

Leé: Por el olvido del caso del ginecólogo, le suspendieron una licencia al juez FloresLa primera que se conoció fue una de 2013, que cayó en manos de Flores. El titular del Segundo Juzgado de Instrucción lo procesó, la defensa del médico apeló, la Sala I de la Cámara Penal confirmó el procesamiento en 2014 y cuando el expediente volvió al juez de primera instancia, quedó dormido en un cajón hasta prescribir en 2017. En definitiva, al magistrado se le vencieron los plazos para elevar el proceso a juicio oral y público, nunca se pudo comprobar si el delito existió y Martínez se vio favorecido con el archivo de las actuaciones. Antes tuvo otra, en el año 2006, que recayó en el por entonces titular del Primer Juzgado de Instrucción, Leopoldo Zavalla Pringles, a quien también le prescribió la causa. La sorpresa es que, según contaron fuentes judiciales, el abogado designado para defenderlo en ese proceso fue Flores, que en aquella época aún no entraba al Poder Judicial, aunque no intervino porque a su cliente ni siquiera lo indagaron. Con el antecedente de 2006, Flores se tendría que haber inhibido de intervenir en la denuncia que recibió siete años más tarde contra Martínez. Pero no sólo que no lo hizo, sino que se le vencieron los plazos, el expediente quedó en la nada y el ginecólogo terminó zafando por segunda vez. La noticia cayó como un baldazo de agua fría en el segundo piso de Tribunales. Ya no sólo quieren saber si Flores hizo un mal trabajo, sino que se preguntan si dejó prescribir la causa de 2013 para favorecer a su antiguo cliente. "Eso es causal de destitución", se escuchó decir a un funcionario judicial después de enterarse de quién fue el abogado del ginecólogo en 2006. La posibilidad de un proceso de esa naturaleza contra Flores ya sobrevuela el edificio 25 de Mayo. Enterado de la prescripción a manos de Flores , el cortista Guillermo De Sanctis le apuntó elípticamente el martes: "Cualquier juez que deje que se le prescriban las causas, que incurra en morosidad, que tenga detenidos a los que no indaga y no haga su trabajo, está a tiro de un Jury de Enjuiciamiento". La prescripción de las causas de 2006 y 2013 no es algo menor. La última estuvo a punto de llegar a juicio y si Martínez era condenado e inhabilitado para seguir ejerciendo la medicina, los presuntos hechos que estallaron en las nuevas denuncias no habrían sucedido.