San Juan 8 > Ovación > nadal

Nadal, a la final de Roland Garros tras la fuerte lesión de Zverev

El español estaba 7-6 (10-8) y 6-6 cuando el alemán sufrió una caída que le afectó el tobillo derecho y ya no pudo seguir.

El español Rafael Nadal jugará su decimocuarta final en Roland Garros, instancia en la que nunca perdió, tras el retiro del alemán Alexander Zverev, que se torció un tobillo en una impactante acción y fue retirado en silla de ruedas y entre lágrimas del estadio Philippe Chatrier.

Tras unos minutos en el vestuario, el alemán regresó a la cancha apoyándose en dos muletas para saludar al público.

Te puede interesar...

Los dos tenistas habían sobrepasado las tres horas de partido y el español terminaba de igualar a 6 juegos el segundo set, tras haber ganado el primero por 7-6 (8).

El rival de Nadal saldrá del duelo entre el noruego Casper Ruud y el croata Marin Cilic.

Nadal reconoció que, pese a la alegría que supone alcanzar una nueva final, no podía ocultar su tristeza por lo que le tocó sufrir a su rival.

“Es duro verlo así, estoy triste por él, ha jugado un gran torneo, ha luchado por ganar un Grand Slam y no podrá conseguirlo por ahora. Lo lamento mucho”, dijo.

Rafael Nadal: “Es un momento difícil para mí ver así a Sasha”

El español reconoció que el partido fue duro -”tres horas y ni siquiera se cerraron dos sets”- y reiteró su pena por lo que le ocurripo al alemán: “Para mí es un sueño, pero acabar así es un poco triste. Es un momento difícil para mí ver así a Sasha”.

El alemán, semifinalista la pasada edición, estaba siendo un durísimo rival para el español, que no demostró el mejor juego desde su llegada a la tierra batida de París.

Zverev tuvo hasta cuatro opciones de conquistar el primer parcial y en el segundo no dio muestras de ceder contra Nadal. El partido se disponía a afrontar un segundo juego de desempate cuando ocurrió la desgracia.

Fue en la pelota con la que el español empató en 6. Zverev trató de llegar a la misma, pero un pie se le quedó enganchado en el polvo de ladrillo y se dobló el tobillo de forma ostensible.

Los gestos de dolor helaron las tribunas, hasta ese momento muy favorable al 13 veces campeón. El jugador alemán se retorcía de dolor sobre la arcilla y el propio Nadal acudió a consolarlo.

FUENTE: TN