San Juan 8 > Ovación > nadal

Nadal, eliminado del US Open contra un afilado Tiafoe

El local, que había sacado a Schwartzman, también echó al N° 3 del mundo en casi cuatro horas.

¿Cómo se le gana a alguien que hace un culto de la intensidad? Siendo más intenso todavía. Así, con mucha, energía y sin prácticamente fisuras, el estadounidense Frances Tiafoe (26°) venció este lunes al español Rafael Nadal (3°), que se despidió en los octavos de final del US Open tras caer por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3 en 3h34m.

Nadal se había acostumbrado a las remontadas en este torneo, pero en esta ocasión no funcionó la épica en un partido cerrado, de contadas opciones de romper el saque y en el que su rival se mostró más afilado en los momentos clave.

Te puede interesar...

Tiafoe, de 24 años, que había eliminado a Diego Schwartzman (16°) en la instancia anterior, se enfrentará en cuartos al ruso Andrey Rublev (11°), quien eliminó al británico Cameron Norrie (9°) por un triple 6-4 en 2h26m.

El partido

En un duelo marcado por el calor y la humedad, Tiafoe arrancó sólido con su derecha en la cancha central y seguro para conservar su saque pese a que tenía problemas para meter su primer servicio.

Tampoco se cortó en subir a la red, pero ahí Nadal, campeon cuatro veces en Flushing Meadows, lo frenó con facilidad con un contundente juego desde el fondo de la pista.

Con el set igualado 3-3, Nadal cometió varias imprecisiones seguidas y abrió la puerta para el quiebre de Tiafoe. El estadounidense se agarró a esa ventaja, la conservó con serenidad desde el servicio y cerró el primer set con una volea tras 54 minutos.

Nadal se retiró a los vestuarios antes de empezar la segunda manga en un extrañamente largo paréntesis que duró casi 10 minutos, sin que el juez de silla explicara la razón y que, según la cadena ESPN, se debió a problemas en sus muñecas.

El guion del partido continuó inalterable con un dominio absoluto de los servicios sin opciones para los breaks . Tiafoe seguía jugando con una asombrosa soltura y con una enorme confianza, lo que limitaba al mínimo los errores frente a un Nadal también muy sólido.

Con las fuerzas totalmente equilibradas, el momento clave llegó con 4-5 para Nadal cuando Tiafoe, en un punto que tenía controlado, dejó picar una pelota pensando que iba fuera pero esa bola acabó entrando sobre la línea. Ese error de cálculo le permitió al manacorí llegar a sus dos primeras bolas de quiebre en toda la tarde y finalmente se adjudicó el segundo set por una doble falta de su rival.

El duelo parecía destinado a decidirse por detalles minúsculos ya que los dos jugadores solucionaban sus turnos al saque con autoridad. A mediados del tercer set, Tiafoe tuvo su segunda bola de quiebre en todo el partido y no la desaprovechó: mandó un revés paralelo a la línea y se colocó 4-3.

Cuando le llegó el turno para llevarse el capítulo, el yanqui dudó levemente con una doble falta. Pero a ese momento de tensión respondió de forma admirable y cerró el set tras 47 minutos con dos saques directos y una fantástica derecha paralela a la carrera.

Obligado una vez más a recurrir a la épica, Nadal trató de resurgir una vez más, aunque comenzó 0-30 el cuarto set, pero lo levantó y levantó a la gente a puro festejo. No solo el español ganó su servicio, sino que quebró para el 3-1 con aroma a épica.

Sin embargo, Nadal no pudo consolidar esa ventaja y también perdió el saque en el siguiente juego (2-3). Con el partido ya lejos de la seguridad en el servicio de los parciales anteriores, Rafa entregó nuevamente su saque (4-3) y aprovechó Tiafoe para certificar, con un nuevo quiebre, la victoria más importante de su carrera hasta el momento.