San Juan 8 > Ovación > Crespo

Hernán Crespo y su fortuna mensual por dirigir en Brasil

San Pablo presentó a su nuevo entrenar Hernán Crespo, el argentino que tiene la chance de levantar a un grande.

Con historial de vencedor, alma copera y ADN de luchador. De esta forma presentó São Paulo, o San Pablo, en sus redes sociales al nuevo entrenador, Hernán Crespo, que firmó un contrato por dos años con uno de los clubes más populares de Brasil. Más allá de que ya existía un acuerdo verbal, los últimos detalles terminaron de resolverse en las primeras horas del viernes, poco antes del anuncio oficial.

Al video de lanzamiento, que se abre con una postal del estadio Morumbí, la nueva casa del ex director técnico de Defensa y Justicia, sigue una frase del argentino. "Donde no llegan las piernas va a llegar el corazón", dice el gráfico acompañado por el hashtag "#CorazónTricolor", así, en español. "Después de una evaluación muy técnica, cuidadosa y criteriosa, en la cual consultamos a diferentes profesionales, entendemos que Hernán Crespo se encaja perfectamente con lo que pensamos para São Paulo", dijo el presidente de la institución, Julio Casares. "Nuestro nuevo técnico tiene una historia muy victoriosa. Fue un gran atleta y es un entrenador que promete, un comandante con mentalidad de vencedor y ADN saopaulino", agregó.

Te puede interesar...

La "evaluación criteriosa" a la cual se refirió Casares fue coronada con una serie de entrevistas con los candidatos al cargo. Además de hacerlo con Crespo, los dirigentes se reunieron (de forma virtual) con el portugués Pedro Martins, actualmente en Olympiacos, de Grecia, que declinó porque prefiere continuar su carrera en Europa, y con Miguel Ángel Ramírez, el español que dejó Independiente del Valle, de Ecuador, a fines de 2020 y que tiene un precontrato firmado con otro club brasileño, Internacional, de Porto Alegre.

La apuesta por Crespo es, en teoría, la defensa de un proyecto, debido a que los involucrados en la contratación entienden que el DT campeón de la Copa Sudamericana sigue una línea con respecto a Fernando Diniz, el entrenador despedido el 1 de febrero tras una secuencia de seis fechas sin triunfos, que alejaron al tricolor paulista de la punta del Campeonato Brasileño. Junto a Diniz dejó su cargo Raí, un emblema de la institución, que actuaba como gerente del fútbol profesional; su lugar fue ocupado por Rui Costa, que cumplió la misma función en Atlético Mineiro y Grêmio, entre otros.

La salida con pelota dominada y una transición de ataque rápida, sin correr muchos riesgos, son los puntos que jugaron en favor del argentino. Pero el deseo principal de la dirigencia es que Crespo consiga armar un equipo que proponga juego y, sobre todo, adopte una "mentalidad competitiva", teniendo en cuenta que el club, uno de los históricos del continente, no gana títulos desde la conquista de la Copa Sudamericana en 2012. Actualmente, el conjunto paulista está cuarto en el Brasileirão, con 59 puntos, a siete del líder, Internacional, y quedó eliminado en una semifinal de la Copa de Brasil por Grêmio, que jugará la final contra Palmeiras.

Si bien aún no hay una fecha estipulada para que Crespo se haga cargo del equipo, porque los directivos consideran que una mudanza de país lleva tiempo y no tienen tanto apuro (el equipo profesional es dirigido por el interino Marcos Vizolli), el ex delantero ya mantuvo algunas charlas profesionales con Muricy Ramalho, un histórico DT de la institución, que ocupa el cargo de coordinador de fútbol. "Crespo plantará en el campo un equipo aguerrido, con mucha velocidad, que presionará siempre al adversario. Estamos felices con su llegada, porque el hincha de São Paulo piensa así; siempre quiere ser competitivo, como el club lo fue históricamente", dijo Ramalho, uno de los principales ídolos del Tricolor.

Más allá de cierto recelo de la torcida por la falta de conocimiento sobre los antecedentes del ex atacante como estratega (muchos ni siquiera sabían que era director técnico), Crespo tendrá varios desafíos por superar; uno de ellos es la falta de confianza de sus jugadores, que dejaron escapar la vanguardia del campeonato nacional. Los referentes del plantel, como el arquero Thiago Volpi, el lateral español Juanfran y, sobre todo, Daniel Alves, decayeron de manera alarmante en su nivel. "Es igual que cuando pierdes un familiar o tienes un mal momento en tu vida. Así estamos, golpeados, y lo digo de corazón", expresó Juanfran tras la eliminación ante Grêmio por la Copa de Brasil.

Con un plantel corto, Crespo deberá ser muy minucioso a la hora de hacer sus fichajes, ya que el club no desembolsará más de 115.000.000 de reales (poco más de 21 millones de dólares) en contrataciones, debido a la política de contención de gastos para mantener saneado el club. Además, la dirigencia confía en que el DT dé minutos en cancha a los jugadores provenientes de las divisiones inferiores. Para rescatar estos nuevos valores, el argentino tendrá el apoyo de Ramalho, Rui Costa y, sobre todo, Marcos Biasotto, director de las categorías juveniles.

A pesar de las facilidades que intentarán brindar a Crespo durante su estadía como DT, los dirigentes no escondieron su sed de títulos. La última vez que el club ganó el Campeonato Brasileño fue en 2008 y durante las últimas ocho temporadas el conjunto tricolor no conquistó ni siquiera el Campeonato Paulista. En su primer año, el ex jugador de la selección argentina disputará al menos cuatro torneos: Copa Libertadores, Copa de Brasil, Brasileirão y Paulistão. Son, a priori, cuatro chances de terminar con la sequía de un club gigante, que en los últimos años se acostumbró a ver cómo sus vecinos Corinthians, Palmeiras y Santos alcanzaban diversos logros, estatales, nacionales e internacionales, frente a sus narices.

El equipo técnico de Crespo estará compuesto por su ayudante, Juan Branda; el entrenador de arqueros Gustavo Nepote, los preparadores físicos Alejandro Kohan y Gustavo Satto y el analista de desempeño, Tobías Kohan. Entre todos, dividirán un ingreso mensual de aproximadamente un millón de reales (poco menos de 190.000 dólares), del cual un 55% (algo más de US$ 100.000) corresponderá al DT campeón de la Copa Sudamericana.

FUENTE: La Nación