San Juan 8 > Ovación > NBA

Fue un gigante de la NBA y un accidente lo dejó tetrapléjico

Shawn Bradley sufrió un accidente que le cambió su vida para siempre. El ex NBA, de 2,29m, fue embestido por un automóvil y quedó tetrapléjico.

Supo ser una figura muy reconocida en la NBA y todavía puede presumir de haber sido uno de los jugadores más altos de la historia de la prestigiosa liga estadounidense. Shawn Bradley estuvo 12 temporadas en la élite del baloncesto y saltó a la fama por actuar junto a Michael Jordan en la película Space Jam, pero su vida cambió radicalmente tras un accidente que lo dejó tetrapléjico. Hoy pasa sus días en una silla de ruedas motorizada e intentando evitar los “pensamientos suicidas”.

Bradley.png

Te puede interesar...

Bradley, nació de la ciudad de Landstuhl (Alemania), pero su padre era estadounidense y él se crio en una granja en las afueras del pequeño pueblo de Castle Dale, Utah. Su gran altura lo convirtió en una estrella del baloncesto universitario y fue elegido en segundo lugar en el Draft de la NBA de 1993. Aunque nunca alcanzó el potencial que presagiaba su tamaño, ya que medía 2,29 metros, se consolidó como un defensor imponente y confiable.

Bradles space jam.png

Su última presentación fue el 20 de mayo de 2005. Aquel día, Shawn Bradley dio sus últimos pasos en la cancha de los Dallas Mavericks, donde desembarcó tras jugar en los Philadelphia 76ers y los New Jersey Nets. Se retiró con 33 años y se dedicó a disfrutar de su vida hasta que el año pasado fue chocado por un automóvil cuando andaba en bicicleta y su cuerpo quedó paralizado del cuello para abajo.

El 20 de enero de 2021, a los 48 años, la vida de Bradley dio un giro radical. Una minivan lo chocó por detrás cuando iba camino su casa en St. George (Utah) y le causó daños irreversibles. Su familia decidió no hacer público el accidente hasta marzo del año pasado, y cuando lo hicieron no revelaron muchos detalles del incidente, pero ahora la ex estrella de la NBA brindó una entrevista exclusiva a Sport Illustrated para hablar de su infierno.

Tal vez sería mejor si todo esto terminara. Esos pensamientos son reales. Nunca me puedo imaginar actuando sobre esos pensamientos, pero definitivamente los tengo. Es difícil para mí dejar que me vean así. Es el desafío de recordar lo que una vez fue... y saber que nunca volverá a ser lo mismo”, dijo Shawn Bradley a SI casi entre lágrimas.

Su carrera deportiva había sido bastante destacada. Dejó la NBA con un promedio de 8,1 puntos; 6,3 rebotes y 2,5 tapones por partido. También se convirtió en una figura reconocida a partir de su actuación junto a Michael Jordan en Space Jam, donde junto a Charles Barkley, Patrick Ewing, Larry Johnson y Muggsy Bogues encarnó a esos jugadores a los que los Monstars les robaron sus habilidades. Su altura fue un gran atractivo para el personaje.

Bradley space jam 2.png

Hoy su estatura representa un gran escollo. Este accidente de una persona de 2,29 metros fue un desafío sin precedentes en la historia médica moderna, los especialistas tuvieron dificultades para acomodarlo en la ambulancia antes de lograr cerrar las puertas y también afrontaron una cirugía poco tradicional. Estuvo tres semanas en terapia intensiva, con un tubo de respiración y recuperando lentamente la capacidad de mover los brazos y los dedos.

De hecho, un movimiento minúsculo de hombros le sirvió para calmar el pánico el día que fue embestido. Shawn Bradley recuerda transitaba por una rotonda cuando vio un sedán Saturn estacionado en una calle de dos carriles más adelante, y cuando quiso eludirlo, la puerta del conductor se abrió. Justo detrás de él, venía una minivan Dodge con una madre apresurada por llegar a recoger a su hijo de la escuela: lo golpeó por detrás y lo impulsó hacia el auto estacionado. Bradley impactó contra el maletero del Saturn y aterrizó de cabeza sobre el asfalto. Su casco le evitó la muerte. “¿Me voy a asfixiar? ¿Voy a morir lentamente?”, dice que fueron sus primeros pensamientos.

En el Hospital Regional de St. George tuvieron que romper con todo lo establecido de cara a la recuperación. Por ejemplo, un paciente como Shawn Bradley no cabía en la ducha del hospital y tenía ser trasladado a una habitación separada para ser bañado. Todo el personal debió aprender a trasladarlo entre camas, sillas y mesas, además de que cuando tuvo el alta tuvieron que adquirir de una silla de ruedas eléctrica personalizada pero, mientras tanto, le colocaron un acolchado y una tabla con cinta adhesiva a la silla más grande que tenían para crear un respaldo improvisado.

Según informa Sport Illustrated, un tratamiento de un paciente como Bradley cuesta entre USD 300.000 y USD 1.000.000 en el primer año, y aproximadamente USD 5 millones durante toda la vida. Es afortunado de tener los recursos para cubrir dichos gastos, ya que ganó casi USD 70 millones en su carrera. Además, su póliza de seguro médico de la NBA le cubrió cuatro meses de tratamiento hospitalario.

Su próximo objetivo está claro: los especialistas del Baylor Scott & White Health, justo al norte de Dallas, apuntan a que Bradley pueda pasar de su silla a la cama y viceversa, sin ayuda, un movimiento esencial para recuperar la independencia. “Es algo que todos pensamos que es posible. Aún no hemos llegado, pero estamos llegando”, comentó la ex figura de la NBA, quien está decidido a ayudar a los demás generando conciencia sobre accidentes en bicicleta.

Tiene muchas dificultades pero cuenta con el apoyo incondicional de su esposa Carrie, con quien se casó en 2017. Shawn está bastante alejado de su primera esposa y de sus seis hijos, pero ha adoptado a los tres hijos de su actual pareja, quien se ocupa de cada detalle para hacer su vida lo más sencilla posible, incluso llama al cine para que le reserven un sitio especial. “Todas esas pequeñas cosas significan mucho para mí”, dijo Bradley.

Bradley y familia.png

FUENTE: Infobae