Comscore

SAN JUAN

Estiman que por las altas tarifas del gas en algunos hogares volverá el tradicional brasero

Desde Medicina Sanitaria explicaron que es importante que el carbón se encienda fuera de la vivienda y se saque al exterior cuando la familia descanse. Durante el 2017 hubo 65 casos de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono.

/// Marcela V. Silva El frío otoñal y la ola polar que se vive en San Juan generó un fuerte consumo de gas, electricidad y carbón en la provincia. Este último tomó protagonismo porque las altas tarifas hicieron que algunos usuarios se vean obligados a ahorrar y escaparle al tarifazo. Es por ello que desde Medicina Sanitaria advirtieron que los braseros volvieron a algunos hogares y es necesario que se tomen precauciones. Los profesionales alertan sobre el uso de este tradicional elemento. Roque Elizondo, titular del área, explicó a sanjuan8.com que hay que hacer hincapié en la prevención, sobre todo teniendo en cuenta que el carbón combinado con una mala combustión puede ocasionar la muerte en menos de una hora. "Al carbón hay que prenderlo en el exterior y la brasa tiene que estar roja cuando se ingresa a la vivienda; además cuando la familia descansa hay que sacarlo al exterior" explicó el profesional. Además añadió que el operativo de prevención ya comenzó semanas atrás. La inhalación de monóxido de carbono, que puede provenir también de un equipo de calefacción sofisticado, pero en mal estado, o la falta de ventilación, generan que el sistema de alerta pueda dejar los sentidos tan adormecidos que las piernas no respondan, aunque la persona sienta que necesita ayuda. El proceso es muy rápido. En el momento en el que este gas se adhiere a la hemoglobina, que transporte el oxígeno la persona empieza a perder fuerza. Las señales de una intoxicación frenan la respuesta porque afectan a su sistema neurológico. El afectado tiene sueño, está cansado, se duerme. Esta muerte dulce no da sensación de ahogo, ni de asfixia. La mayoría de las víctimas no se percatan de lo que está ocurriendo. Y si fueran conscientes, podrían sufrir una especie de parálisis de las piernas que les impide salir a buscar ayuda. ¿Los síntomas? Debilidad, cansancio, náuseas, dolor de cabeza, pérdida de consciencia son las señales que da el cuerpo antes de una posible intoxicación. Es por eso que desde Medicina Sanitaria recomendaron que cada familia revise el color de la llama de su calefactor, calefón u hornalla de cocina. "La llama tiene que ser azul y si no lo es importante consultar con un profesional para que vea cual es la falla" dijo Elizondo. Por otra parte, informó que durante el 2017 hubo 65 casos de intoxicación que tuvieron que ser asistidos. Estas estadísticas vienen en baja por un mínimo porcentual, pero aclararon que este año por el uso del carbón puede volver a subir, por eso reforzaron la prevención en diferentes sectores de San Juan.