San Juan 8 > Espectáculos > Silvina Luna

Silvina Luna habló del calvario familiar que vivió de pequeña

Silvina Luna confesó, en medio de un repaso por su vida, la dura infancia que le tocó vivir en una familia donde la violencia entre sus padres era habitual.

Precisamente cuando por estas horas resuena por todos lados el escalofriante testimonio del ex tenista Guillermo Pérez Roldán sobre los terribles abusos y violencia que padeció de chico a manos de su padre, y también entrenador, la modelo e influencer Silvina Luna también habló del calvario familiar que padeció en su infancia y adolescencia.

En una extensa entrevista con Infobae, la ex El hotel de los famosos hizo un repaso de su vida donde no sólo habló de los problemas de salud que arrastra desde la inyección de metacrilato en sus glúteos que le aplicó Aníbal Lotocki (condenado a 4 años de prisión por mala praxis), el legado de su abuela, sus comienzos en los medios, sino que se adentró sincera en el infierno que vivió frente a la tormentosa y violenta relación de sus padres.

Te puede interesar...

“Mi autoestima fue un trabajo de años. Y todo tuvo origen en mi infancia”, confió. “Yo era una chica alegre pero muy solitaria. Creo que a mí me faltó amor”, disparó abriendo la puerta para abrir su corazón y sus emociones. Y para referirse a la ausencia de sus padres, Sergio Luna y Roxana Chera, durante su infancia aseguró que "En aquel entonces estaban demasiado inmersos en sus mambos y peleando mucho entre ellos”. “Tenían 22 años. Eran como adolescentes intentando ser papás. Y llegué a sentir que no me veían. No... No me veían”, recordó con tristeza.

De acuerdo a la imagen que su memoria conserva, Silvina Luna aseguró que en su casa “el clima era hostil para un niño”. Y puntualizó: “Papá y mamá tenían una relación tormentosa. Imaginate a dos personas grandes que discuten, que se gritan... Quizás hasta en momentos de agresiones y entonces tenés miedo de que a ella le puede pasar algo”. Fue allí cuando reconoció que su padre ejercía violencia física contra su madre, “Pero lo peor era que todo se naturalizaba, porque no se conocían otros recursos” en aquellos tiempos.