San Juan 8 > Información General

¿Encías inflamadas? Puede ser síntoma de impotencia sexual

Un estudio revela que los varones de más de 30 años con sus encías inflamadas tienen tres veces más probabilidades de sufrir de problemas de erección.

The Journal of Sexual Medicine publicó un sorprendente estudio que señala que aquellos varones en la treintena con encías inflamadas a causa de la enfermedad periodontal grave tienen tres veces más probabilidades de sufrir de problemas de erección.

Te puede interesar...

 

La investigación fue hecha por científicos turcos que evaluaron los datos de 80 hombres de entre 30 y 40 años con disfunción eréctil y lo ha comparado con un grupo control de 82 hombres sin problemas de erección. Así, han visto que el 53% de los hombres con disfunción eréctil tenía las encías inflamadas, cifra que era del 23% en el grupo control.

 

Asimismo, cuando los resultados se ajustaron por otros factores, como edad, índice de masa corporal, ingresos familiares y el nivel educativo, aquellos con enfermedad periodontal grave eran 3,29 veces más propensos a sufrir de problemas de erección que los hombres con encías sanas.

 

"La disfunción eréctil es un problema importante de salud pública que afecta la calidad de vida de unos 150 millones de hombres y sus parejas en todo el mundo", dice el autor principal, Faith Oguz de la Universidad de Inonu en Malatya (Turquía). Según este investigador, los factores físicos causan casi dos tercios de los casos, sobre todo debido a problemas con los vasos sanguíneos, mientras que los problemas psicológicos, como el estrés o la depresión son responsables del resto.

 

La periodontitis crónica son un grupo de enfermedades infecciosas causadas por bacterias que producen inflamación en las encías y han sido muchos los estudios que la han asociado con enfermedades vasculares, como enfermedad cardiaca coronaria, que se relaciona con los problemas de erección.

 

Según Oguz, la disfunción eréctil y la periodontitis son causadas por factores de riesgo similares, como el envejecimiento, el tabaquismo, la diabetes y la enfermedad arterial coronaria.