San Juan 8 > A un click > menstruación

Trucos para que la menstruación no arruine tu San Valentín

La menstruación no debe ser un impedimento para desatar la pasión en la jornada más romántica del año. Qué recomendaciones seguir.

Se está por acercar la tan esperada cita romántica del día de San Valentín y la menstruación decide hacer acto de presencia. ¿Eso significa que ya podemos olvidarnos de un encuentro íntimo apasionado? Desde luego que no, sólo va a ser necesario prepararnos un poco más de lo habitual.

Durante el período menstrual, a muchas personas no les gusta practicar sexo. Una de las razones es por considerarlo poco higiénico, otra es que la sangre puede causar impresión. En “esos días del mes” aparecen dolores, hinchazones y hasta molestias que pueden echar por tierra el deseo.

Te puede interesar...

Es importante saber que una mujer indispuesta no está impedida de tener sexo. Alrededor de un tercio de las parejas sexualmente activas tienen relaciones íntimas durante la menstruación. Si nunca te atreviste a probarlo, podría ser éste un buen momento.

¿Cómo prepararse para el sexo?

El primer paso es pensar qué escenario es más conveniente. Con la menstruación quizá es más práctico no hacerlo en la cama sino en otro lugar donde la sangre no sea un problema, como, por ejemplo, en la ducha. Eso quizá también rompa con ciertas costumbres estructuradas y aporte frescura al encuentro.

Esta modificación en el lugar donde se practica sexo obliga a improvisar nuevas posturas y, quizá, gracias a ese cambio descubrimos alguna que se convierte en nuestra nueva favorita o nos produce más placer del que habíamos anticipado.

Si la cama es nuestro lugar preferido, tampoco tenemos porqué renunciar a ella. En ese caso, lo ideal es preparar el terreno para lo que está por venir. Hay que aclarar que al tener un orgasmo, existe la posibilidad de que aumente el flujo, porque el placer máximo provoca que los residuos del endometrio sean expulsados a mayor velocidad.

Por eso, lo recomendable es ubicar alguna toalla para cubrir el colchón y/o utilizar sábanas viejas para que, si se manchan o se arruinan, no nos importe demasiado. También se aconseja dejar a mano pañuelos de papel para después del coito asegurar una buena higiene de la zona íntima. El flujo menstrual es una mezcla de sangre normal y tejidos que el cuerpo ya no necesita, por lo que no es perjudicial para el pene, pero hay que lavar la zona al finalizar.

Por otro lado, en el mercado hay disponibles herramientas que permiten disfrutar del sexo durante el periodo, como la copa mensutral o los tampones especiales.

La copa menstrual ya es uno de los elementos de higiene íntima femenina más empleados en el mundo. Ahora, además, tiene una versión que es apta para las relaciones sexuales. Es extraplana, cómoda, suave y cuenta con un borde doble a prueba de fugas. Está fabricada con silicona médica y se puede usar durante dos años si se mantiene una higiene correcta.

Ojo: de ninguna manera se trata de un anticonceptivo, ni tampoco previene las enfermedades de transmisión sexual. Para eso último, el preservativo es un método eficaz y adecuado.

Embed

También existe la alternativa del tampón especial, que funciona parecido a una copa menstrual pero no es reutilizable. Este objeto impide que la vagina se llene de sangre durante el período, con lo que se evitan las manchas. Está hecho de caucho o silicona, es hipoalergénico y libre de BPA.

Tiene forma de disco flexible, con capacidad de retener líquido tres veces más que un tampón común. La diferencia es que se acumula en lugar de absorberlo, como la versión tradicional. En el mercado ya hay algunas opciones, pero ninguna argentina. Se pueden conseguir por Internet en otros países.

Si pese a todo lo anterior, la penetración no la consideramos una opción viable, se puede optar por otras prácticas sexuales. En estos casos, el ingenio es el mejor aliado. Desde besos, caricias, masturbación, estimulación de las zonas erógenas, uso de juguetes sexuales, petting y masajes sensuales.

“Cuando se dice sexo, para algunas personas es hablar de genitalidad. Pero el cuerpo está lleno de zonas erógenas, que también pueden dar mucho placer: el cuello, la espalda, la nuca y detrás de las rodillas. Cada persona tiene sus propias áreas sensibles, hay que descubrirlas”, sostiene a Con Bienestar la sexóloga y psicóloga Viviana Wapñarsky (M.N. 24.433).

¿Cuáles son las mejores áreas para la estimulación? Según los resultados de la investigación Zonas erógenas y organización cortical somatosensorial, entre las zonas erógenas femeninas, establecidas según el grado de sensualidad con una puntuación del cero al diez, se encuentran el clítoris (9,1), la vagina (8,4), los labios (7,9), el cuello (7,5), los pechos (7,3), los pezones (7,3), la parte interna de los muslos (6,7), la nuca (6,2), las orejas (5) y la cola (4,7).

La clasificación para el sexo masculino es similar. En primer lugar se encuentra el pene con una puntuación de nueve sobre diez, seguido de los labios (7), los testículos (6,5), la parte interna de los muslos (5,8), el cuello (5,6), los pezones (4,8), el perineo (4,8), la nuca (4,5) y las orejas (4,3).

La comida

El menú de la cita es otro factor muy importante. La menstruación puede provocar síntomas como hinchazón abdominal o diarrea, por lo que es conveniente pensar en qué comidas vamos a consumir previo al encuentro.

Para aliviar la hinchazón abdominal, lo mejor es reducir la sal. Las verduras crucíferas (brócoli, coliflor, repollitos de Bruselas y repollo), los porotos y las legumbres también se deberían evitar.

Las comidas con alto tenor graso, como los embutidos o papas fritas, disminuyen el desempeño sexual de hombres y mujeres porque requieren que el corazón destine más sangre hacia la zona estomacal, por lo que los otros órganos se quedan sin parte de esa energía.

En cuanto a los líquidos, al café es mejor descartarlo aunque sea un energizante natural. Sucede que esta infusión puede causar malestar estomacal, un aliento muy fuerte (si a la pareja no le gusta ese olor puede romper el clímax) y afecta a los niveles de azúcar en la sangre, lo que podría causar una interrupción en los niveles de algunas hormonas, entre ellas la testosterona, que afecta el deseo sexual. Las gaseosas también deberían dejarse de lado porque provocan hinchazón.

Beneficios de tener relaciones durante el período

Si aún no estamos convencidas, hay tres ventajas importantes de tener sexo durante el período menstrual para las mujeres:

  • Alivia el dolor: la menstruación suele venir acompañada de dolores, pero la forma de deshacerse de ellos es, precisamente, el sexo. Los orgasmos ayudan a calmar el sufrimiento porque inducen a la segregación de las hormonas dopamina y oxitocina, que generan placer y relajación.
  • Lubricación fácil: la sangre actúa como un lubricante natural, por lo que con poca excitación la mujer ya está preparada para la penetración.
  • Mayor excitación: durante el período menstrual se producen cambios en los niveles hormonales y algunas mujeres experimentan más deseo. Por otro lado, la sensibilidad es mayor por lo que se disfruta más de las relaciones íntimas.
FUENTE: TN