San Juan 8 > A un click > calentamiento global

Los terremotos inducidos aceleran el cambio climático

En el planeta se originan a diario más de 1400 temblores, lo que representan unos 500 mil por año, aunque solo 275 son sentidos por las personas, el resto sólo son captados por sismógrafos, sistema con el que se detecta, amplifica y registra los movimientos y vibraciones de la Tierra. Representa una de las fuerzas más atemorizantes de la naturaleza, especialmente porque no se pueden predecir cuándo y dónde ocurrirán.

En base a las observaciones estadísticas realizadas desde 1900, cada año se registra un terremoto de magnitud mayor a 8, quince de magnitud entre 7 y 8, mientras que los sismos de magnitud entre 6 y 7 alcanzan un promedio de 134 al año. Si bien esta estadística crece a medida que aumentan las estaciones, los terremotos grandes (de magnitud mayor a 6) se han mantenido constantes.

Te puede interesar...

¿Todos los sismos son naturales?

Un grupo de investigadores del Servicio Geológico de Canadá, Ruhr-Universität Bochum (RUB) y la Universidad McGill registraron datos de aproximadamente 350 terremotos en una red de ocho estaciones sísmicas que rodean un pozo de inyección a distancias de pocos kilómetros. Un gran porcentaje de estos está relacionado con el proceso de “fracturación hidráulica” (conocido por el térmico inglés “fracking”), es decir que muchos de estos sismos son inducidos por factores humanos.

¿Qué son los terremotos de hielo?

El estudio se realizó en el oeste de Canadá, zona pionera en la técnica del fracking ya que se utiliza desde la década de 1950, y encontraron que estos sismos generados el ser humano se caracterizan por ser más prolongados que los sismos naturales, aunque de menor intensidad y en su mayoría, imperceptibles para las personas.

¿Qué es el fracking?

El fracking es una técnica mediante la cual se extrae gas de esquisto, un tipo de hidrocarburo no convencional que se encuentra atrapado en capas de roca, a gran profundidad del suelo. Con el avance de la tecnología y la perfección de la perforación horizontal, el fracking ha logrado mucha popularidad para explotar hidrocarburos no convencionales.

Está técnica no ha estado exenta de polémica, pues el fracking genera protestas en los Estados Unidos, Inglaterra y Argentina, y está totalmente prohibido en Francia y en el estado de Nueva York. Entre los principales riesgos que mencionan los detractores de esta técnica se encuentra la contaminación del agua por aditivos químicos o por fugas de metano, el gas que se extrae de la roca de esquisto, además de los sismos que genera.

¿Puede el fracking aportar al cambio climático?

Otra de las problemáticas que provoca la técnica del fracking es la liberación de metano a la atmósfera, uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI). La atmósfera, compuesta por diferentes gases, captura algunos de los rayos del Sol y los mantiene dentro para lograr una temperatura media en el planeta. A ese fenómeno natural se le conoce como efecto invernadero. Pero cuando se emiten en exceso otros gases como el metano, la atmósfera retiene más calor del necesario, dando lugar al calentamiento global.

El metano es uno de los principales gases de efecto invernadero.

El metano tiene 67 veces más poder que el CO2 para calentar el planeta en un periodo de 20 años. Sus emisiones son responsables de casi el 25% del calentamiento global. Debido a que permanece menos tiempo en la atmósfera, 12 años en promedio (el CO2 permanece siglos), es uno de los Contaminantes Climáticos de Vida Corta (CCVC), que causan entre el 40 y 45% del calentamiento global y dañan la calidad del aire.