San Juan 8 > A un click > Escherichia Coli

Concientizan para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

El propósito de Salud Pública es generar conciencia sobre el SUH y promover acciones para su prevención.

La Ley 26.926 estableció el 19 de agosto como el Día Nacional de Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico en homenaje al día del natalicio del Dr. Carlos Gianantonio quien contribuyó al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es un cuadro clínico producido por la bacteria Escherichia Coli, caracterizado por una insuficiencia renal aguda, anemia hemolítica, pudiendo agregarse manifestaciones del tracto digestivo, neurológicas, hipertensión arterial. Es la causa más común de insuficiencia renal aguda en niños.

Te puede interesar...

Generalmente empieza con diarrea con presencia de sangre, dolores abdominales y vómitos. La persona también puede presentar palidez, alteración de la conciencia, disminución en la eliminación de orina, convulsiones y otros síntomas. En caso de presentar disminución de la cantidad de orina y decaimiento, debe consultarse inmediatamente al centro de salud u hospital.

La bacteria se encuentra en el intestino grueso de algunos bovinos, ovinos, porcinos y otros animales.

Entre los alimentos asociados a brotes de SUH se encuentran, además de las carnes, el agua (incluso agua de red deficientemente tratada), la leche cruda y sus derivados sin pasteurizar, las frutas y verduras (lechuga, espinacas, coles, brotes de soja y alfalfa), jugos de fruta no pasteurizados, yogur, mayonesa, embutidos fermentados, entre otros.

Se transmite principalmente por ingestión de alimentos contaminados con heces de rumiantes. Desde que se ingiere el alimento contaminado hasta que comienza la diarrea pueden pasar 3 o 4 días.

Es por eso que, las medidas de prevención que deben utilizarse son las siguientes:

  • Lavarse siempre las manos con agua y jabón antes de comer o manipular alimentos y después de tocar alimentos crudos, ir al baño o cambiar pañales.
  • Cocinar bien las carnes hasta que no queden rosadas ni jugosas por dentro, ya que la bacteria que causa la enfermedad muere por acción del calor –cocción– a más de 72 °C. Se recomienda tener especial cuidado con la carne picada.
  • Consumir y ofrecer únicamente lácteos pasteurizados.
  • Para beber, cocinar o lavar los alimentos, usar solo agua potable. Si existen dudas, agregar 2 gotas de lavandina por litro media hora antes de usarla.
  • Usar diferentes superficies para picar y distintos utensilios de cocina, para los alimentos crudos y cocidos, a fin de impedir la contaminación cruzada. Evitar las mesadas y tablas de madera.
  • Mantener la cadena de frío de los alimentos.
  • Bañarse en aguas recreacionales seguras.