San Juan 8 > A un click > vivir

Cómo vivir más y mejor, según un directivo de Google

Para el inventor Ray Kurzweil, los desarrollos en medicina y tecnología nos permitirán extender la esperanza de vida y ralentizar el proceso de envejecimiento.

Ray Kurzweil sabe más sobre el futuro de la tecnología que nadie en el planeta. Es considerado “la máquina de pensar suprema” por Forbes y el “legítimo heredero de Thomas Edison” por la revista Inc. Cuenta con 19 doctorados, toma 150 pastillas diarias y se inyecta un surtido de vitaminas y suplementos alimenticios cada semana por vía intravenosa. Pero además de esto, es uno de los grandes futuristas de nuestros tiempos, capaz de predecir cómo la tecnología afectará a nuestras vidas en los próximos años.

Kurzweil es uno de esos visionarios que ya hace décadas anticipaba muchos de los hechos cotidianos actuales. “En una década veremos tecnologías como las que harán posible la existencia de un coche que se conduzca solo y teléfonos y dispositivos móviles que podrán resolver y contestar todas nuestras dudas”, predijo el especialista en 1999. No es casualidad que desde 2012 sea el director de ingeniería de Google donde dirige el equipo que desarrolla la inteligencia artificial.

Te puede interesar...

El famoso futurista, que inventó el primer escáner para ordenador y el primer sintetizador de texto a voz, realizó 147 predicciones con un índice de acierto del 86% desde 1990. Sin embargo, uno de los pronósticos más prometedores del experto gira en torno a la idea de que la tecnología llegará a ser tan avanzada que los progresos en medicina permitirán a la gente ampliar radicalmente su esperanza de vida y la calidad de la misma.

Kurzweil cree que los avances tecnológicos radicales harán que a lo largo del siglo XXI se culmine el descubrimiento de los medios para revertir los procesos de envejecimiento, la cura de cualquier enfermedad y de lesiones irreparables en la actualidad. Y sostiene que gran parte de esto será fruto de los avances en la nanomedicina, que permitirá que máquinas microscópicas viajen a lo largo de nuestro cuerpo reparando todo tipo de daños a nivel celular.

Si bien admite que ha cuidado poco de su salud hasta que tuvo 35 años, cuando le fue diagnosticada una intolerancia a la glucosa, una forma temprana de diabetes mellitus tipo 2 (uno de los principales factores de riesgo para un fallo cardíaco) Kurzweil encontró entonces un médico que compartía con él sus creencias poco convencionales para desarrollar un régimen radical que involucraba cientos de píldoras, tratamientos químicos, vino tinto y otros métodos que intentan prolongar la vida.

Junto al médico y fundador de Grossman Wellness Center, Terry Grossman, Kurzweil escribió en 2009 Trascender: nueve pasos para vivir bien eternamente, una guía concisa pero completa para mantenerse saludable y vivir la vida al máximo. El escrito proporciona una revisión completa pero fácil de leer de las últimas investigaciones científicas y médicas relacionadas con el proceso del envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, que eventualmente nos afectarán a todos.

De este modo, Kurzweil se ha centrado en seguir un estilo de vida que intenta alargar sus días hasta que pueda ver el momento en que la ciencia pueda hacerlo inmortal. El autor llama a esto la estrategia del “puente a un puente a un puente”: el primer puente para alargar la vida es el régimen de Kurzweil, mientras que el segundo y el tercer puente están basados en el avance de las biotecnologías y las nanotecnologías, respectivamente, que todavía no han sido desarrolladas suficientemente.

La trama del libro gira alrededor de un problema: “el hecho de que estamos genéticamente programados para envejecer, para disfrutar de una salud óptima durante un período de tiempo relativamente corto, y luego nos vemos obligados a pasar gran parte del resto de nuestras vidas lidiando con los efectos del envejecimiento, un proceso que tiene como único propósito la destrucción de nuestra salud y nuestra desaparición final”.

“Antes de comenzar nuestra discusión de los diversos procesos asociados con el envejecimiento, es importante darse cuenta de que crecer no es lo mismo que envejecer. Todo el mundo envejece todo el tiempo, pero no necesariamente estamos envejeciendo como creemos ya que, por definición, el proceso de envejecimiento es uno de deterioro. Hoy creciste, pero ¿también envejeciste? Si bebiste algunas tazas de té verde, tomaste cinco porciones de frutas y verduras, hiciste ejercicio durante al menos 30 minutos a tu frecuencia cardíaca objetivo, tomaste suplementos nutricionales optimizados para tu edad y situación de salud, pasaste tiempo de calidad con amigos cercanos y seres queridos, consumiste una copa de vino tinto, pasaste un momento romántico con tu cónyuge o pareja y obtuviste 8 horas de sueño de calidad, entonces probablemente hayas envejecido muy poco o nada”, aseguran los autores de Trascender: nueve pasos para vivir bien eternamente.

Y continúan: “Si comiste donas en el desayuno, te saltaste el almuerzo, consumiste una cantidad excesiva de café, fumaste cigarrillos y discutiste estresante con amigos, compañeros de trabajo, y seres queridos, entonces probablemente hayas envejecido mucho. Las personas pueden parecer mayores en sus treinta o jóvenes en sus sesenta, y las elecciones de estilo de vida que hacemos a cada hora marcan la diferencia. Múltiples procesos nos hacen envejecer. Algunos son simples, como el agotamiento de una sustancia vital llamada fosfatidilcolina en nuestras membranas celulares, y otros son complejos, como mantener sano su órgano más importante, el cerebro”.

Pensamos, por lo tanto somos

El cerebro, dicen los expertos, representa solo el 2 por ciento de nuestro peso, pero recibe el 20 por ciento de la sangre que proviene del corazón y utiliza el 20 por ciento del oxígeno y la glucosa de nuestro cuerpo. También representa el 50 por ciento de nuestra complejidad genética. En otras palabras, la mitad de nuestros genes describen el diseño del cerebro y la otra mitad describe la organización del otro 98 por ciento del cuerpo. “Tu cerebro es el maestro titiritero: controla cada latido de tu corazón, cada parpadeo de tus ojos, la liberación de tus hormonas, sin mencionar todas tus actividades voluntarias”, sostienen.

Resulta que hay mucho que puedes hacer para mantener el cerebro saludable; se puede ralentizar drásticamente el envejecimiento cerebral y ayudarlo a evitar las desventajas, a menudo catastróficas, de la disfunción cerebral. La inteligencia es posiblemente el fenómeno más importante del mundo porque nos permite comprender y dar forma a nuestro entorno. Para Grossman y Kurzweil, “el mejor ejemplo que tenemos de una entidad inteligente es el propio cerebro humano. Y el secreto de su diseño no se nos oculta. Aunque hay una calavera a su alrededor, podemos ver el interior de un cerebro vivo con tecnologías de escaneo cada vez más precisas”.

“Nuestros cerebros están sujetos a un declive repentino o gradual con la edad, a conductas adictivas autodestructivas, a depresión y trastornos de ansiedad, y a muchas otras limitaciones, sin mencionar lapsos de juicio potencialmente catastróficos. Como hemos comentado antes, en muchos sentidos uno es lo que piensa. Pero el viejo dicho de que somos lo que comemos también es cierto. Además de mantener al cerebro desafiado, nuestras recomendaciones dietéticas constituyen una primera línea de defensa para mantener un cerebro sano”, advierten.

El cerebro, explican, tiene un 60 por ciento de grasa, por lo que consumir grasas saludables es especialmente importante para la salud del cerebro. “Tanto el EPA como el DHA, los principales componentes de las grasas omega-3 que se encuentran en el pescado, son componentes importantes del tejido cerebral. La inflamación (sobreactivación del sistema inmunológico) es un importante acelerador del envejecimiento cerebral, por lo que nuestras recomendaciones dietéticas destinadas a reducir la inflamación (como evitar los carbohidratos de alto índice glucémico como los alimentos azucarados y los almidones) también son importantes para la salud del cerebro”.

En su libro, los autores sostienen que “se ha demostrado en estudios doble ciego controlados con placebo que los siguientes nutrientes cerebrales tienen beneficios significativos para la salud del cerebro, como se cita en las principales revistas médicas como Nutrition”.

La vinpocetina, un suplemento natural derivado de la planta del bígaro, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y aumenta la producción de trifosfato de adenosina (ATP), la fuente de energía del cerebro. Se ha demostrado que mejora la memoria de las personas con memoria normal y de las personas con deterioro de la memoria.

La fosfatidilserina es un componente natural de la membrana celular, pero se encuentra en concentraciones especialmente altas en el cerebro. La suplementación con fosfatidilserina ralentiza la pérdida de memoria y se ha demostrado que revierte la pérdida de memoria en algunos pacientes con deterioro de la memoria relacionado con la edad. También reduce los niveles de cortisol, una de las principales hormonas del envejecimiento.

La acetil-L-carnitina es una sustancia natural que fortalece las mitocondrias, las fuentes de energía dentro de la célula. También protege al cerebro del envejecimiento al ralentizar la inflamación de los tejidos cerebrales.

Por su parte, el ginkgo biloba ha sido un elemento básico de la medicina china durante miles de años. Aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y numerosos estudios muestran que reduce la pérdida de memoria a corto plazo en los ancianos. El ginkgo biloba es un medicamento recetado en Europa, donde se prescribe más que cualquier otra sustancia farmacéutica para la pérdida de memoria.

“Quizás el conocimiento más importante y relevante para la salud del cerebro que proviene de los avances recientes en la tecnología de la información es la plasticidad del cerebro. Desde mediados del siglo XIX, se pensó que las regiones del cerebro estaban programadas para tareas específicas y que las neuronas no podían reemplazarse. En 1857, el neurocirujano francés Paul Broca relacionó los déficits cognitivos específicos con regiones particulares del cerebro afectadas por una lesión o cirugía. Durante más de un siglo, se creyó que, a diferencia de otras áreas del cuerpo que son capaces de repararse a sí mismas, el cerebro no podría reemplazar sus neuronas y conexiones que se habían perdido o dañado y que estamos perdiendo materia cerebral de manera continua e irremediable”, subrayan.

Y concluyen: “A partir de investigaciones recientes sobre imágenes cerebrales, ahora sabemos que el cerebro posee plasticidad, lo que significa que es quizás el órgano más dinámico y autoorganizado del cuerpo. Aunque existe cierto grado de especialización en las habilidades de diferentes regiones del cerebro, las víctimas de un accidente cerebrovascular a menudo pueden transferir habilidades de una región dañada a una que no está dañada. Además, podemos ver en los escáneres cerebrales recientes cómo realmente creamos nuevas conexiones cerebrales e incluso creamos nuevas neuronas a partir de células madre como resultado de nuestros pensamientos”.

FUENTE: Infobae