"
San Juan 8 > A un click > mentiroso

Cómo detectar a un mentiroso: señales de su comportamiento

La mentira y el engaño son comportamientos humanos comunes, pero aunque se trate de ocultar la verdad con palabras, el cuerpo tiende a revelarla de alguna manera.

Identificar a un mentiroso es un desafío que intrigó a las personas durante siglos y gracias a los avances en psicología, ahora se comprende mejor cómo detectarlo.

La creencia de que los mentirosos se exponen inadvertidamente a través de señales de comportamiento incontrolables tiene raíces antiguas. En un antiguo texto hindú, que data del año 900 a.C., se afirma que un mentiroso que está acostada tiende a jugar con su cabello, a temblar ligeramente o a frotar los dedos de sus pies descalzos contra el suelo en ese momento. Casi 2.800 años después, Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, afirmó que los cuerpos de los mentirosos los traicionan y que las mentiras se filtran por cada poro de su ser. Según él, cualquier persona con los ojos abiertos y el oído atento sería capaz de reconocer a un mentiroso que se encontrara ante él.

El lenguaje corporal

Los mentirosos con frecuencia tiran de su cuerpo hacia adentro cuando mienten para sentirse más pequeños y menos notorios. Muchas personas se vuelven inquietas y, a veces, ocultan sus manos para ocultar inconscientemente sus dedos inquietos. También puede observarse encogimiento de hombros.

Te puede interesar...

“Cuando las personas intentan ocultar cómo se sienten, la expresión se reduce en el tiempo de unos pocos segundos a una fracción de segundo (una décima de segundo), tan breve que puedes pasarlo por alto si parpadeas”, asegura el psicólogo y autor Paul Ekman. “La mayoría de las personas no reconocen las emociones que se muestran en estas microexpresiones, pero pueden aprender a verlas. Aprender a leer las expresiones faciales te da una ventaja en los negocios porque te permite comunicarte de manera más efectiva con los socios comerciales”.

Algunas personas cambiarán el color de su cara a un tono rosado más claro, otras ensancharán levemente sus fosas nasales, se morderán el labio, transpirarán levemente o parpadearán rápidamente. Cada uno de estos cambios en la expresión facial significa un aumento en la actividad cerebral cuando se comienza a mentir.

Otro aspecto a tener en cuenta es que cuando una persona miente, cambia ligeramente el tono y la cadencia de su discurso. Es posible que empiece a hablar más rápido o más lento y con un tono más alto o más bajo. Además, las oraciones que usan se vuelven más complejas a medida que su cerebro trabaja a toda marcha para seguir el ritmo de su historia.

Lo más destacable es que cada persona tiene un “comportamiento mentiroso” diferente, por lo que no existe un único método de detección de mentiras garantizado. Es muy importante poder comparar el comportamiento básico de un mentiroso con el movimiento corporal, las expresiones faciales, el movimiento ocular y las señales verbales que utiliza cuando dice una mentira.

FUENTE: TN

Te puede interesar