San Juan 8 > San Juan > holocausto

San Juan se sumó al homenaje a las Víctimas del Holocausto

La intención es "recordar y construir memoria, para una sociedad diversa y fraterna".

El secretario de Relaciones Institucionales, Marcelo Fretes, explicó que en su memoria, "el 1 de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó esa fecha como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto".

Un fragmento del texto versa que "El Holocausto será siempre una advertencia para todo el mundo de los peligros del odio, el fanatismo, el racismo y los prejuicios”, comentó el funcionario.

Te puede interesar...

Auschwitz fue el campo de prisioneros, exterminio y trabajo esclavo más grande de la Alemania nazi. Se calcula que allí murieron entre 1,1 y 1,5 millones de personas: el 90% de ellas eran judías.

En esta fecha, "recordamos, combatimos el negacionismo, construimos memoria y proyectamos un futuro aprendiendo del pasado. Construyendo para que nunca más colectivo alguno viva lo que vivió el colectivo judío, aspirando a una sociedad diversa y fraterna", sentenció Fretes.

El monumento que recuerda la singularidad de la Shoá

La intervención artística del monumento que recuerda el Holocausto y el Gueto de Varsovia, ubicado en avenida Ignacio de la Roza y calle España, fue ideada por el artista sanjuanino Mario Pérez, quien falleció en 2018.

Inaugurado en 2016, el monumento fue realizado a la manera de un memorial como un elemento con dos muros oscuros cortados a los costados y cercados por alambres de púas y una vía de tren con seis durmientes (que simbolizan a los seis millones de ciudadanos judíos muertos en los campos de exterminio emplazados por el régimen nazi).

En la pared cuyas espaldas dan hacia la calle Las Heras están simbolizadas las víctimas del Holocausto a través de imágenes que fueron allí emplazadas y también los nombres de muchos de ellos y los nombres de los centros de exterminio como Auschwitz, Treblinka, Belzec, Sobibor.

Las huellas en el piso simbolizan lo inmensurable de la cantidad de personas y un farol fue tomado como un símbolo de la luz del campo de concentración de Auschwitz, pero en este caso simboliza la luz de la esperanza.

El concepto de la obra estuvo a cargo del reconocido artista plástico Mario Pérez, quien asumió el compromiso e interpretó el mensaje para ofrecer acerca del Holocausto, en tanto que lo relativo a la construcción de los muros, la pared y otros fue responsabilidad del ingeniero Iaron Goransky.